21 sept. 2010

Jimi y Bill en la distancia

En estos días, los caprichos del calendario ha unido a dos artistas que han marcado el rumbo de la música popular en los últimos 50 años.
El 18 de septiembre se cumplieron 30 años de la muerte de Jimi Hendrix en Londres. El 15 fue el aniversario del fallecimiento de Bill Evans en Nueva York.
Jimi y Bill fueron genios y al mismo tiempo víctimas de la música. La pérfida musa a la que le entregaron lo mejor de sí mismos; aunque
ella, desagradecida,  les regaló a cambio una muerte prematura. 
O quizás estaba en el trato. 
Quizás la condición de llegar tan lejos estaba condicionado a vivir de prisa. Sin pausas. Apurando la copa hasta el final.
Una pregunta sin respuesta: ¿si hubieran seguido vivos como los veríamos ahora?




Muerte prematura pero muerte previsible.

Para Nennete Zazzara, última mujer de Bill Evans, el músico había estado urdiendo un plan para huir del dolor. Peter Pettinger por su parte, pone su colofón a su biografía con esta frase: "El lento suicidio del pianista fue doloroso, pero Evans se enfrentó a la muerte amparado por el éxtasis que le provocaba su arte". 
¿Puede el arte vencer al dolor? 
¿Puede un suicidio ser indoloro?



Para Jimi Hendrix la vida fue como el riff de una guitarra. 27 años de vida y tres de gloria fulgurante y efímera. Un fogonazo de luz y electricidad que tras encender el cielo como una bengala, nos sigue entregando su calor mucho después de apagarse.




Bill Evans era un hombre de tragedias interiores. Las vivía al máximo, pero desde dentro y cuando se le hacían insoportables se aislaba del mundo y de la vida fortaleciendo su muralla frente al exterior. Una muralla hecha de notas y de teclas del piano. La muerte de su contrabajista Scott La Faro le dejó en un estado de perpleja incomprensión pero le sirvió para entender que su destino estaba cumplido en la música. Cuando se suicidó su mujer, Elliane, tras enterarse de que su marido quería dejarla por otra o cuando falleció su hermano, Harry,  que fue su guía y mentor en casi todo, Bill siguió tocando. 
Tocó mientras su cuerpo maltratado por crecientes dosis de heroína se derrumbaba inapelablemente. 
Tocó y tocó hasta el final.



"La historia de la vida es mas rápida que un abrir y cerrar de ojos. La historia del amor es hola y adiós. Hasta que uno se encuentra de nuevo" (JIMI HENDRIX)

15 comentarios:

  1. parece ser que al mismisimo francisco franco le molestaba que en los retratos que presidian aulas escolares, despachos oficiales... su imagen se fuera envejeciendo mientras la de jose antonio se mantenia juvenil. nada como "morir a tiempo". ¿te imaginas al che guevara sin morir?. ¿y si rollins hubiera muerto tras grabar "the bridge?. el tarro de la ficcion abierto.

    ResponderEliminar
  2. Justo hoy he estado leyendo sobre la extraordinaria pintora mexicana Frida Khalo. Tuvo siendo muy niña poliomelitis en la pierna derecha; unos años después en plena adolescencia se vio envuelta en un accidente de tráfico que le lastimó la columna vertebral de por vida. Todo eso degeneró rápidamente en distintas patologías a lo largo de su vida. Estando en el hospital buscó refugio en la pintura y se convirtió en una pasión a la que se dedicó por entero... Murió joven.

    Bill y Jimi lucharon con fuerza en la vida con su música expresaron lo más profundo de su alma. Vivieron intensamente, tocaron intensamente. Fueron dos grandes monstruos. Mejor no pensar qué pasaría si estuvieran vivos.

    Un gran abrazo, Doc.

    ResponderEliminar
  3. Los artistas son gente extremadamente sensible. A veces se refugian en la gente ...o las sustancias, equivocadas.
    Qué buena, la música de estos dos.

    ResponderEliminar
  4. Grandes Hendrix y Evans. No sabía nada de la vida de este último pero si me he deleitado a menudo con su música.
    Un abrazo Dr.

    ResponderEliminar
  5. Que cosas, leyendo sobre música y músicos, en ese primer video un pollockiano abstracto me recordó al barroco Luca Fa Presto (ya conoces mi debilidad), así llamado por la rapidez (24 ore) con que pintó los frescos de la pequeña capilla de Capodimonte en su natal Nápoles. La vida de los personajes públicos siempre reflejan algo de su público. Más temprano que tarde, los más intensos acometerán el suicidio. Como siempre, muy ilustrativa y "just in time" entrada.

    ResponderEliminar
  6. Franco era un cretino podría haber hecho lo mismo que Dorian Grey: dejar maldad y envejecimiento para el espejo. El Che sin barba no es el Che y Sonny si hubiera muerto sería al fin reconocido como mejor que Coltrane. Saludos Jesús
    He leído y hasta visto cosas sobre Frida, Esther uno de esos seres que se querían beber la vida de un solo trago. Es lo que tiene vivir la vida así, todo tiempo es demasiado corto.

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que están tan implicados en su arte, Tesa que quieren llevar ese mismo nivel de intensidad a su vida corriente recurriendo a cosas igualmente gratificantes.

    Creo que la vida de Evans, Torcuato, es de una rara intensidad tras una falsa apariencia de normalidad. Otro abrazo

    Es curioso que un pintor barroco pueda ser tan espontáneo. Ahí tienes el esfuerzo que le costaba al bueno de Arcimboldo crear sus fantasías. Todos ponemos nuestra parte en la biografía de los personajes al intentar acercarlos a nosotros, Armando

    ResponderEliminar
  8. Estimado Krapp, ¡que buen post!, me ha encantado y me puesto un tanto melancólico. Tú sabes por mis comentarios de tantas entradas de diferentes blogs, que Evans es mi pianista preferido. Me gustaría cuando llegue el final de mis días, si es posible, terminar escuchando a Evans.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Me quito el sombrero, Doc... Qué magnífico homenaje, qué filigrana, cuánta profundidad... Es asombroso cómo has ensamblado la vida, la muerte y la música de estos dos genios irrepetibles. Esta entrada destila poesía, filosofía y humanidad por los cuatro costados. La siento casi como una... escultura. De todo corazón, enhorabuena. También me ha conmovido sobremanera el noble comentario de Héctor. Respecto a tus preguntas..., sirviéndome de los propios títulos de los temas que has seleccionado..., a Evans y a Hendrix, por suerte, siempre podremos verlos, siempre los volveremos a encontrar. Ésa es la magia, ése es el milagro, ésa es la razón de ser del arte verdadero. Hoy, precisamente, me he encontrado en mi ordenador con unas notas recientes de mi hijo, que ahora tiene catorce años, en las que termina diciendo:
    "Algo nace, y nunca termina de nacer.
    Algo muere, y nunca termina de morir."

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Hector por tus bellas palabras. Prefiero pensar en Bill Evans como un evocador de emociones que generar más vida, más que como un creador de bellezas musicales dignas de un requiem. Aunque también te diré que he pensado parecido escuchando su música.

    No te pases, Sebastian, solo es un mínimo homenaje a dos vidas truncadas. ¿Quizás por un exceso de creatividad?
    Lo de tu hijo es sencillamente fantástico y si sigue así promete seguir la senda que ya trazó su padre.

    ResponderEliminar
  11. Saludos, Doc. Personas distintas, vidas paralelas en cierto sentido, absorbidad por una pasión. Prefiero no pensar en lo que sería si hubieran seguido viviendo. Tal como estamos, igual los sacaban en "Mira quién baila". Aunque no creo que se hubieran dejado.

    Salud.

    ResponderEliminar
  12. A mi tampoco me preocupa demasiado saber que hubiera sido de ellos si siguieran viviendo. La mía era más bien una pregunta retórica. Creo que hoy en día hay grandes músicos que no tienen que vender su alma para llegar a la gente. Los que lo hacen es que la valoran en poco.
    Un saludo, Troglo.

    ResponderEliminar
  13. Conmovedor y perturbador a la vez, hay veces que creo que la muerte se lleva a las personas cuando no tienen nada mas para dejar en este mundo, cuando ya lo han dado todo.
    La velocidad en la que lo han hecho tal vez sea el motivo de su temprana partida.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Maravilloso homenaje al Hijo del Voodoo y al poeta del jazz, ambos tan cerca y tan lejos. El día que subiste el post también se recordó el día de la muerte del gigante que reinventó el bajo eléctrico y que tenía el sello de la fatídica “J” que se llevó a varios.

    ResponderEliminar
  15. Puede que tengas razón, Jazz aunque supongo que esa es una conclusión que tomamos los que estando vivos podemos ver la trayectoria de esos personajes que han muerto. A la fuerza esa ansiedad creativa debe tener mucho que ver con esa forma de acelerar la vida.
    Saludos

    Muchas gracias, . Imagino que te refieres al gran Jaco Pastorius, un músico excepcional que también quería apurar hasta el último trago. Por cierto en España a la heroina se le llama en tono coloquial caballo o jaco.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas