23 de jun. de 2012

Canciones y susurros

Como a muchos, me gustaría en determinadas ocasiones poder salir de mi cuerpo y adquirir las cualidades de alguna persona a la que admiro. Quizás la prestancia imbatible de los personajes de Cary Grant o la capacidad magistral de Pablo Picasso para convertir en arte todo lo que tocaba. Puede que la erudición de Jorge Luis Borges, la fantasía épica de García Márquez o esa cercanía entrañable que solo puedes encontrar en los escritos de Julio Cortazar. Sin duda, también me gustaría tener la voz susurrante de Ángel Álvarez y poder realizar con él alguno de sus míticos espacios radiofónicos. Aquellos programas que supusieron la entrada de la música de origen anglosajón en aquella maltrecha España de 1960. Fue en abril de aquel año cuando aquel radiofonista de Iberia tuvo la oportunidad de tener un programa en directo. Con Caravana Musical enseñó a las nuevas generaciones todos los hallazgos musicales que había encontrado en sus habituales viajes al otro lado del Atlántico. En 1963 inició otro programa mítico, Vuelo 605, que duró hasta dos meses antes de su muerte a los 87 años en el 2004. No hay ninguna figura ilustre dentro de la radiodifusión musical española que no vea a Ángel Álvarez como el padre primordial, la figura arquetípica que sacó a este país de las catacumbas musicales. El rock, el pop comercial, el soul, el folk, el jazz y sobre todo su amado country entraron en España gracias a las emisiones de este pionero de los nuevos sonidos venidos de fuera y los que bajo su influencia empezaron a surgir dentro. Los programas de Ángel Álvarez eran participativos. Entre los temas que se escuchaban por antena, los oyentes elegían sus favoritos. Se formaba una lista semanal y cuando las canciones permanecían durante varias semanas pasaban a formar parte de las llamadas series doradas. Alrededor de 1000 temas han formado parte de este hit parade musical que comenzó en 1960 con un tema del crooner country Jim Reeves titulado He'll have to go. Ese Greenfields, que habéis podido ver en el vídeo, fue la primera canción que se escuchó en su primer programa y uno de los más queridos en la larguísima carrera musical de Ángel Álvarez. Un tradicional tema folk interpretado por las armonizadas voces de The Brothers Fours que fue el sexto tema elegido en sus series doradas
En el puesto 25 y también en 1960, un grupo instrumental con genuino toque tex/mex entra por la puerta grande en las series. Es el grupo The Fireballs interpretando este irresistible Kissin'. A veces, cuando surge la penumbra, necesito la luz que se desprende del tema principal de la película A summer place.  La pieza más popular del director, compositor y orquestador Percy Faith fue el número 34 de las series doradas. Terminamos con una canción de un todo terreno musical y cantante multiusos llamado Bobby Darin. Su Clementine, serie dorada número 42, es  una versión satírica y llena de swing del viejo y popular tema. Otro éxito más en 1960.
Ya solo quedan 958 canciones más. Una minucia para los que amamos la música.

29 comentarios:

  1. ¡Ostras! Ángel Álvarez. Me lo perdí y es de esas cosas que te da mucho coraje, debió de ser la repera, no es el primer homenaje que escucho o leo sobre este comunicador…pero desde luego el tuyo, ¡me ha encantado!
    Buen vuelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Juan Antonio. Yo por edad me perdí aquellos tiempos de la vieja radio aunque la escuchaba de pequeño. Mis referencias directas de Ángel Álvarez son desde los 80 para acá y también por las múltiples referencias de sus discípulos que son todos los grandes de la radiodifusión musical española.

      Eliminar
  2. Cuando leo cosas como esta Dr. me encantaría ser una viejecita ¿sabes? en el mundo de la música, como en muchos otros, seguramente todos, unos se da cuenta de lo poquito que sabe y la de cosas que se ha perdido, por haber nacido demasiado tarde.

    Nunca escuché la radio, ni en el pasado, ni en presente. Soy de la generación de la TV y leyéndote, escuchando lo que cuenta mi madre, me doy cuenta que debió ser algo mágico. Recuerdo hablar a mi padre de radio Pirenaica que durante le franquismo, según él, era la única fuente fidedigna de noticias. Así que me temo que de este hombre, Ángel Álvarez, no sé nada de nada. Sin embargo fíjate, aunque tampoco me suenan nada los otros temas que has colgado, a quien sí que conozco y además me encanta, es a Percy Faith, preciosa la película y el tema que has colgado. Hay una película, con ella una actriz y con ella una melodía que siempre, siempre me han encantado, por ella, le descubrí. Percy Fait, hizo la versión más bonita, para mi gusto, de MOOM RIVER:-)

    Si es que en el fondo... soy una antigua:-)

    Gracias por todo esto, un beso muy grande y feliz sábado.



    PD
    Si yo fuera un hombre, hubiera elegido exactamente los mismos personajes y por esas mismas cualidades que tú has elegido al principio de esta entrada... y alguno más:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me llames viejo que yo también soy de la generación de la televisión. Lo que pasa es que en mi casa la radio siempre estaba encendida y hoy mismo lo sigue estando. La radio es más acompañante que sustitutivo de la vida como ocurre con la caja tonta. Mientras escuchas la radio puedes hacer cualquier cosa como dar un paseo, fregar los platos o estar simplemente tirado en un sofa.
      Radio Pirenaica era la emisora del Partido Comunista y emitía desde Rumanía a pesar de su nombre.
      En el estilo de aquellas orquestas tipo Mauriac, Mantovani, Conniff etc...Percy Faith era el mejor.
      Celebro tu buen gusto en elecciones masculinas.
      Besos de lunes

      Eliminar
    2. Nooo por favoor ¡¡qué voy a llamarte viejo!! jajaja hablaba en general, hay muchas cosas del pasado que me he perdido y me da pena... si quieres aun voy más atrás, las historias junto al fuego, los artesanos que pasaban su oficio de padres a hijos... además hoy hay muchísima gente que vive pegada a la radio y yo, si te digo la verdad, ni TV, ni radio... ninguna de las dos. Lo siento chiquitín :-) muaaaaakss

      Eliminar
    3. Aún estás a tiempo de cambiar, la radio llena muchos vacíos y no solo los más aparentes. Por ejemplo, no hay nada más delicioso que escuchar un programa de radio por la noche cuando uno ya está estirado en la cama y a punto de echarse a dormir. Recuerdo con especial cariño algunos programas musicales de Radio 3 a esa hora y otros de Radio Nacional con series radiadas como por ejemplo una de 20.000 leguas de Viaje Submarino de Verne.
      Es un mundo muy rico el de la radiodifusión y yo me he quedado con las ganas de dedicarme a una actividad tan hermosa.
      Bicos

      Eliminar
  3. El patriarca de la radio musical española: así, con todas las letras. Sus detractores le echan en cara que se quedase, según ellos, "anclado" en la música americana de los años 60 hacia atrás. Bueno, ¿y qué?, ¿había alguien en España por aquella época que fuese capaz de ofrecernos la enorme variedad que él había ido atesorando en sus contínuos viajes? Antes que nadie, él presentó a la cateta audiencia española a Bob Dylan o a Pete Seeger; e incluso a los Beatles, aunque no fuesen exactamente lo suyo.
    Y en vez de aprender algunos lo llamaban "Abuelo Cebolleta", que lo he oido yo con estas orejas. Y esa chulería clásica de los ignorantes hizo que hasta finales de la década de los 60 no tuviésemos a nadie en la radio como él (porque tampoco los directivos lo veían claro: les parecía una rareza exótica). Hizo que, a diferencia de otros países, se desaprovechara la inmediatez de la radio en beneficio de la prensa musical escrita -casi tan raquítica como la otra. Pero en fin: el tiempo suele poner a cada uno en su lugar. Y si conseguimos enterarnos un poco de qué iba la música americana, fue gracias a él.
    Así que mis mayores respetos a este señor, que con su categoría no necesitaba sentarse ante un micrófono para compartir sus músicas con nadie: lo suyo era afición. Y de la buena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más no se puede decir, Rick aunque creo que también se identificaba con esas nombres sagrados a su peculiar manera.
      Recuerdo haber oído su programa pocos meses de su muerte y a sus ochenta y muchos años seguía siendo el de siempre.
      Como dices solo en los 70 aparecieron sus herederos naturales. En esta foto están todos y aún faltan algunos: http://cifujazz.blogspot.com.es/2012/06/album-de-cifu.html

      Eliminar
  4. Eres un libro abierto lleno de erudición y buen gusto. Vivi bajo el imperio de la radio, pero apenas la escuché. En casa se conectaban el diario habado, algún culebrón (Ama Rosa...) y la Pirenáica que recuerda María, pero con el volumen muy bajo...

    Lo que nos explicas en esta entrada es muy ilustrativo y aleccionador. Forma parte, sin duda alguna, de la historia controvertida de este país...

    Gracias, Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi el imperio de la radio era llevadero. Recuerdo como tú lejanamente los seriales de Guillermo Sautier Casaseca. Matilde, Perico y Periquín y aquel humorista argentino Pepe Iglesias "El Zorro" de cuando debía tener yo menos de nueve años. Más cercanos al final del franquismo están las emisiones aquellas de Radio París.
      Ángel Álvarez fue el tipo que desde la radio musical sacó a este país del folklorismo achacoso y de corrala.
      Gracias a ti.

      Eliminar
  5. Lindo post Dr.Krapp, me has hecho recordar mis días de adolescente. En esos tiempos aun no había televisión en Chile. La entretención en los hogares era la radio. Yo era aficionado a escuchar radioteatro, y obviamente una emisora que una vez a la semana transmitía un programa "Conozca el Jazz", del cual era un ferviente seguidor. Lindos tiempos, un mundo mas tranquilo, humano, afable y amistoso.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Héctor, creo entenderte bien. En España la televisión empezó en 1957 pero la radio siguió teniendo mucha importancia entre la población. Había más variedad de contenidos, frente al contenido franquista y panfletario de aquella, que además solo disponía de un único canal hasta casi los 70.
      El primer programa de jazz que recuerdo era de Paco Montes en Radio 3 por los 80
      Buscando en Internet acabo de encontrar una vieja grabación sobre el programa:
      http://radiotres.org/r3/mediateca/docus/07%20Paco%20Montes%20-%20Esto%20es%20Jazz.mp3

      Eliminar
  6. De adolescente solía escuchar radio, y de hecho me pasaba bastante de mis días en una en particular, una de las más rockeras y populares. Yo tenía quince años, en ese año no fui al colegio y la pasé genial! jeje
    En cuanto a los temas que escogiste... me encantaron las voces de los Greenfields (aunque muy gracioso lo que sucedía con los bailarines de fondo), mucho la versión de Summer Place que hacía tanto no oía y mi encantador Bobby Darin!!!! que adoro por cierto. Viste la peli que hizo Spacey "All the sea"? Evidentemente a él tambien le encantaba Bobby, de hecho se dió el gusto de dirigirla y actuar de él.

    Te mando un beso Doc!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también cogí afición a la música en mi adolescencia de radioescucha. Tardé mucho en comprar discos por evidente falta de liquidez.
      Vi la película de Bobby Darin un personaje excentrico interpretada y dirigida por otro excéntrico singular y uno de los grandes monstruos de la pantalla ahora mismo.
      Besos también para ti

      Eliminar
  7. Que gran importancia ha tenido la radio en la difusión de música en general, recuerdo que aquí en Argentina yo escuchaba un programa que conducía Juan Alberto Badía que se llamaba "Beatlemanía" y que no me perdía por nada.
    Gracias por despertar esos recuerdos, que si bien son diferentes a los de este locutor, son parecidos en la importancia.
    Saludos1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí ya que aunque el locutor, el país y la temática sean distintas las sensaciones son semejantes. La radio nos enseñó música a muchos que no tuvimos la oportunidad de tener una cultura musical o una colección de discos en casa. la mía propia es fundamentalmente radiofónica y hoy en día muchas de las entradas que hago en este blog tienen su origen en determinadas músicas que he oído en determinados programas de radio.
      Saludos

      Eliminar
  8. Cuando al abrir el primer vídeo he escuchado la voz de Ángel Álvarez he recibido una pellizco emocional que me ha estremecido. Amo la radio profundamente y forma parte de mi propia educación, Angel Alvarez, era pues un maestro más del que tanto aprendíamos, del que tango gozamos, tal vez sin saberlo. Bien está reconocer su figura hoy y siempre. Un gran acierto el traernos hoy su recuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos aprendimos de Ángel Álvarez y solo hay que ver la cantidad y la calidad de los discípulos que ha dejado como puedes ver en el comentario que le dejé a Rick. A mi me educó también la radio y como decía Vázquez Montalbán en un maravilloso libro titulado Crónica Sentimental de España fue uno de los pocos recursos que tuvieron los españoles para salir de la opresión y la mediocridad ambiental que les tocó vivir en la dictadura.

      Eliminar
  9. Soy también un hijo más de la radio, Doc. Una lástima que a Guatemala no llegara el vuelo de ese Angel español, porque hubiese sido el primero en abordarlo ya que por los sesentas y 70's vivía literalmente prendido de la radio. Basta ver esa encantadora ilustración con su caballito de palo y escucharlo presentar, para comprender que fue de los grandes. Son personas directamente responsables de estas buenas vibras entre gentes de tantos lugares y diferentes edades que merecen mantener vivo su recuerdo. Me alegra saber que por aquí también hubo algunos buenos programas, desde que me suena familiar no sólo el fondo musical del video de Caravana, sino el de los Four Brothers (aunque los pudiera estar confundiendo con los Everly, que más da), los Fireballs y... aquí si me has dado en el corazón...Percy y Bobby Darin.

    ResponderEliminar
  10. Soy también un hijo más de la radio, Doc. Una lástima que a Guatemala no llegara el vuelo de ese Angel español, porque hubiese sido el primero en abordarlo ya que por los sesentas y 70's vivía literalmente prendido de la radio. Basta ver esa encantadora ilustración con su caballito de palo y escucharlo presentar, para comprender que fue de los grandes. Son personas directamente responsables de estas buenas vibras entre gentes de tantos lugares y diferentes edades que merecen mantener vivo su recuerdo. Me alegra saber que por aquí también hubo algunos buenos programas, desde que me suena familiar no sólo el fondo musical del video de Caravana, sino el de los Four Brothers (aunque los pudiera estar confundiendo con los Everly, que más da), los Fireballs y... aquí si me has dado en el corazón...Percy y Bobby Darin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una de esas voces profundas que te quedan presentes en el recuerdo. Además le daba un encanto especial a la presentación de los temas con su toque de de lirismo. Nunca hablaba mal de ningún interprete y por supuesto no escatimaba elogios de sus favoritos. Pertenecía a ese gremio cada vez más escaso de locutores en la que disfrutabas más oyéndoles a ellos que oyendo la música que presentaban. En su caso fue el baluarte desde la radio de la nueva música en España en todos sus múltiples territorios. Un discofílico amateur infinitamente curioso convertido en un estandarte musical para toda una generación.

      Eliminar
  11. A la radio, mas allá de figuras y programas específicos , le reconozco su importancia como difusora de noticias y de entretenimiento. Le distingue el que no pida nada; que llegue a todo tipo de públicos y que sus ondas lleguen a casi todos los rincones posibles. Creo que a la gente le obliga a crear las imágenes que faltan, despertando su imaginación
    De estudiante, me pase muchas noches en su compañía, dibujando, proyectando y haciendo maquetas. Nunca me distrajo de lo que estaba haciendo... Una maravillosa compañera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pide nada, llega a todas partes, fomenta la imaginación de la gente y es compañera como pocas. Por eso ha sido un arma en manos de los dictadores que tuvo su primera representación en lo que hizo el nazismo en Alemania a través de la mente astuta y criminal de Goebbels. Luego el franquismo también le metió mano a través de Radio Nacional de España fundada por Millán Astray, el mismo personaje siniestro que fundó la Legión, convertida en el monopolio informativo hasta 1977. Todas las horas, fuera cual fuera la emisora, debía conectarse con Radio Nacional para dar lo que la gente llamaba popularmente "el parte" reminiscencia de los "partes de guerra" de la Guerra Civil. Un informativo manipulado y falso como es fácil imaginar.
      Con todo, para aquellas generaciones de la posguerra, la radio era un aire de libertad en un país donde estaba todo controlado y prohibido.

      Eliminar
  12. Precioso este recordatorio y este repertorio.

    Pero lo que de verdad me ha encantado ha sido esta pieza de "A summer place", parece que te transporta a una época dorada es muy entrañable de verdad!.

    La ventaja de la radio: es que disfrutas sin interrumpir lo que estas haciendo.Es una gran compañía que gran invento.

    Un saludo feliz verano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bertha.
      El otro día vi la película "A summer place" y realmente es mala. Una de esas comedias cursis de finales de los 50 y principios de los 60 con pareja de amantes rubios, él es Troy Donahue, a los que se le ponen las cosas complicadas antes de que triunfe el amor final.
      Malas películas con hermosa música, algo que suele pasar muy a menudo.
      La radio tiene muchas ventajas sobre otros medios porque no es tan exigente.
      Saludos y feliz verano.

      Eliminar
  13. Debo de ser muy vieja porque escuché durante mucho tiempo este programa.

    Hay locutores de radio en los que casa tan perfectamente su programa con su voz que te cuesta imaginar ese mismo programam con otra voz. Eso me pasaba con Ángel Álvarez.

    No era solo la música que ponía, era su voz, no sé qué transmitía pero dejaba una estela, me daba paz. Siempre le imaginé un hombre tranquilo, seguro en donde estaba y de lo que hacía. Además es ese tipo de voces que no tienen edad, que la trascienden.

    ¡Ay! ¡Qué recuerdos! ¡Qué vieja soy!

    Besos.

    ResponderEliminar
  14. No digas eso de al edad, el programa de Ángel Álvarez duró hasta dos meses antes de su muerte en el 2004. Recuerdo haberlo oído por entonces.
    A.A. era su programa y su programa era A.A. No había separación posible entre una cosa y otra. Además eran programas rigurosos, bien cuidados, con la dicción perfecta y con textos muy cuidados incluso excesivamente elogiosos, sobre los artistas que programaba. Sonaba pacificador y entrañable.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. en mis tiempos de estudiante puede que ni una sola noche me quedara dormido sin tener el trasnistor bajo la almohada.
    de locutores (y programas) jazzy sin duda mi favorito y a años luz de cualquier otro. paco montes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me acuerdo lejanamente del programa de Paco Montes en Radio 3. También recuerdo que como sintonía tenía la de Radio Nacional interpretada en versión jazzística por Teté Montoliu. Estuve buscándola el otro día en le red y no la localicé.

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas