22 nov. 2013

Con música y a esas horas

Por la boca muere el pez. Voy a contradecirme con lo que contesté a Rick (visitad su bar, merece mucho la pena) en mi última entrada y volveré una vez más a lo que él llama “esas frasecitas” ...pero que conste que la culpa la tiene el frío. 

Son días casi gélidos en estas latitudes y todavía estamos en otoño. Da mucho pereza salir fuera y si hay que hacerlo lo mejor es ir a un sitio bien resguardo y que tenga esa calidez que solo encuentras en tu propia casa.
¿Pero imagínate que te pilla la cosa en plena madrugada y necesitas liberarte del desamparo exterior justo cuando echan el cierre en todos los garitos?
Siempre nos quedan esos bares pintorescos cercanos a puertos, mercados o  estaciones de tren, donde aterrizan los náufragos de la noche. Otros, en cambio, más pijos o modernos, prefieren ir a clubs postnocturnos donde prolongar una previa noche de clubs.
Al parecer les llaman After Hours y deben ser la repera. Tienen mucha fama  pero cuando abren  siempre me cogen durmiendo y cuando cierran estoy desayunando y me daría infinita pereza meterme en uno de ellos a probar alguna sustancia poderosa cuando  tengo la tostada con mermelada en la boca. Definitivamente los After Hours y yo debemos ser incompatibles. Veamos con la música.
 

Casi me animo escuchando este tema de la Velvet Underground, compuesto por el propio Lou Reed y cantado con esa voz de gorrión asustado por Maureen Tucker, la batería del grupo. No os fieis, bajo el suave terciopelo había mucha mala leche, por eso siguen siendo irresistibles. 
Volvamos a los clásicos. De lo más clásico es un blues compuesto en 1948 por Avery Parrish y Erskine Hawkins para la orquesta de este último. Os dejo dos versiones y cierro el After hasta próxima ocasión.
La primera es más moderna que la segunda y está en un álbum que corta el aliento y no por el frío precisamente. se trata de un extraordinario disco en directo de Jimmy Smith grabado en 1972 titulado Root Down. Una obra maestra a mi modesto parecer y entender.  
Para terminar, el producto imperecedero de una reunión histórica. Era 1957 y tres ases de la baraja, Dizzy Gillespie, Sonny Rollins y Sonny Stitt, se encontraron para lanzar un disco tremebundo, Sonny Side Up. Ya puse en otra ocasión algún tema del mismo, ahora lo completamos con  su After Hours que está a la altura de lo que podríais imaginar.
 

Ah, solo me falta recordaros que no cuentan las horas ni el lugar cuando se está en buena compañía.

20 comentarios:

  1. Todas geniales (no me termina de "entrar" la de los Velvet), Jimmy una pasada, Pero por alguna razón, me seduce mucho mas la del inventor del Jazz moderno (o eso dicen algunos) mr Gillespie, y muy apropiada para altas horas, humo y el sonido del hielo contra el cristal de un vaso ancho de Whisky...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sebas, Yo casi no busco las razones de porque me gusta unas cosas y otras no. Mr. Gillespie está muy bien acompañado en esta ocasión y no solo por esos saxofonistas maravillosos, también tiene una estupenda sección rítmica.

      Eliminar
  2. Con la versión de Dizzy, me muero toa.
    Y me quedo con la última frase del post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase es mía, en cambio el tema que toca Gillespie no es de él:))) Ta me tocaba tener alguna ventaja sobre estos fenómenos.

      Eliminar
  3. Gracias, herr doktor, por su "iresponsable" recomendación. Por cierto, me encantan esas zapatillas en plan Pájaro Loco. ¿Están a la venta en algun sitio?

    Tampoco se contradice usted mucho, porque en realidad "After hours" es un término antes que una frase: non hay caso. Lo que sí me da un poco de pena es que haya confrontado usted al "gorrión asustado" con las dos monstruosidades que vienen luego: la Velvet tiene algunas otras canciones de este tipo, pero suenan livianas (aunque son encantadoras) ante tanto peso.

    Porque el señor del órgano Hammond (mi segundo instrumento preferido gracias a él y a Stevie Winwood, alumno preclaro del maestro) debería ser de escucha obligada en los after hours, y el trío atómico que viene luego... uf.

    Desde luego, con músicas como estas no hace falta salir de casa: que cojan frío otros. Los jóvenes, que para eso están.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea sobre el tema de las zapatillas, aunque si quieres se lo pregunto la próxima vez que vea a Homer Simpson.
      Cuando estaba escribiendo este texto me decía: seguro que Rick me va a comentar que Afeter Hours es un término y no un frase. palabrita del Doctor.
      Lo de la Velvet está hecho con toda intención y a punto estuve de colocarlo entre los dos siguientes. Me encanta toda la malicia que se esconde tras un tema liviano e informal.
      Gracias por tus comentarios y mis felicitaciones
      Hay otra versión extraordinaria del tema a cargo del considerado segundo gran organista del jazz: Jimmy McGriff. Aquí os dejo el enlace por si os apetece oírlo, merece mucho la pena.

      Eliminar
  4. Te has abrigado muy bien, Dr. Krapp. Pero te aseguro que así no te dejarían entrar en ningún After Hours. Claro que para qué lo necesitas si no ibas a encontrar mejor música que la que pones.
    Y no estoy de acuerdo con que el lugar no cuenta cuando se está en buena compañía: huyo de los sitios altamente ruidosos como si fuera el diablo.

    Por lo demás, ¡Buenas pantuflas! Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues muchas gracias ¿Tú que eres de anglófila crees que podríamos decir aquello de que no hay mejor After Hours que una Happy Hour en una Sweet Home?
      Te veo un poco escéptica respecto a la fuerza taumatúrgica de la amistad y/o el amor.
      Feliz día

      Eliminar
    2. Qué cosas se te ocurren Dr. Krapp. Por supuesto, como anglófila te confirmo todo eso que has puesto pero con popcorn. Je, je.

      Una cosa es la música y otra el ruido, y la música demasiado alta se convierte en ruido. Eso es así. ¡Oh! ¡Qué palabra más bonita!: taumatúrgica. No la había oído en mi vida pero según la he leído me he dado cuenta de que me encanta, y me alegra saber – menos mal- que no tiene nada que ver con los toros. ¡Bien! Increíble su significado: “facultad de realizar prodigios”. ¿No es preciosa? ¡Es un primor de palabra! Esto se lo dejo caer yo a mis chicos en cuanto vea la ocasión. Ya lo creo. A ver si ahora no voy a encontrar nada que sea thaumaturgical. Y después se lo traduzco… ¡si me quedan fuerzas! Je, je.

      As the saying goes: nunca te acostarás sin saber una cosa más.

      Besos.

      Eliminar
  5. Pobrecín, vaya pinta jajaja tiene razón RICK qué zapatillas más preciosas... debiste ponerte en camisón y con una velita en vez de a pedir ¿quien va a darte nada a las tantas si la gente va ciega?

    Para altas horas de la madrugada a Velvet no lo veo ( las niñas buenas se acuestan tempranito:-) a Jimmy Smith, sí... suena justo a eso, gente pasadísima, humo e inspiración desatada cuando ya nada importa más que disfrutar... una jam sesión en toda regla, como la maravilla de todos estos genios del final... aunque esos trinos de piano no sé si les saldrían de madrugada... quizá sí, a Ray Bryant seguro... aunque se le entrapijara la lengua y después Mmmmm esa trompeta afónica maravillosa de Gillespie y ese saxo genial que se desgañita mientras se marea :))

    ...Conste, yo tampoco aguanto a esas horas por ahí.

    Muuuchos besos, gracias por este ratito y feliz semana que viene...lo intentarás ¿quieres un par de euros?;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estoy pidiendo limosna, María, demando otra taza de café porque me están dando la murga los festeiros.
      Pues yo creo que la Velvet es buena para las resacas y en esas After Hours lo que hay es sobre todo supervivencia al naufragio y la necesidad de demostrar que uno aguanta de pie echen lo que le echen (y no me refiero al garrafón aunque también). Lo que pasa es que invertí los términos poniendo la resaca al principio y la fiesta después.
      Muchas gracias a ti. Ya estamos a dos días de esa semana que viene y el mundo persiste en su monotonía.
      Muchos besos

      Eliminar
  6. Mientras tu te quejas del frío, acá en Santiago (Chile) nos quejamos del calor (34*) y eso que estamos en primavera. Pero es grato para hacer un recorrido por los clubes jazz. De los videos que has subido, me quedo con el Gilespie, con esos do genios del saxofón Stitt y Rollins.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está el tiempo loco en todas partes, Héctor. Casi estaba seguro de que ese vídeo era el que te iba gustar más.
      Saludos

      Eliminar
  7. ¿Que haces en la calle a dishoras? refunfuñaba mi abuela quitando la tranca de la puerta cuando yo llegaba tarde (generalmente viniendo de un velorio)..Y no es por nada doc. pero regresaste desmejorado de tu entrada anterior. La chica despampanante aquella y los tugurios del puerto y estaciones, supongo.

    Si algún día eso del cambio climático lo permite, y lleguemos por estas latitudes, en noviembre, a temperaturas como las de tu terruño (y no estos 18 C. primaverales de hoy noche que no reclaman cambios al termómetro) me gustaria ponerme, además de unas pantuflas aerodinamicas como las que luces, la música de esta entrada (sin terciopelo, que nos es para tanto, a menos que sea azul como frazada cubre piernas en la mecedora. Ah¡¡ y una pipa también, en lugar de taza de loza), la versión de Ray Bryant que usa Jim Wilked para abrir su programa de radio after hours los viernes, más las otras versiones que recomienda: Woody Herman, Hazel Scott, Phineas Newborn, Hank Crawford, Buck Clayton, Jeannie & Jimmy Cheatham, Areta Franklin y le agregaría la de Sara Vaughn y alguna que otra que vaya surgiendo en el interim, por que la raiz espero que no se seque.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lógico que llegara algo desmejorado después de haber estado con Marilyn en persona y luego perderla como se pierden todos los sueños.
      Mi ciudad al fin y al cabo es costera y no tenemos temperaturas muy frías en todo el invierno pero la nieve ya acosa en las montañas y se nota a poco que te muevas.
      Estupendas versiones las que recomienda ese locuto tuyor, en esta entrada me limité a poner unas pocas pero largas y la de Velvet es solo un contrapunto contra tanta intensidad.
      Saludos, Armando.

      Eliminar
  8. Empezando por el final, totalmente de acuerdo, con buena compañía el tiempo vuela y las buenas vibraciones nos acercan a la felicidad.

    UFF, no soy trasnochadora, soy madrugadora, así que los garitos nocturnos me han pillado pocas veces despierta (en fin algunas ha habido, pero no es lo mío), así que los After esos, nou nou. Lo que no quieta que las propuestas musicales sean excelentes, especialmente la de J. Smith.

    La verdad estás guapo guapo en pantuflas (hijo ese ceño relájalo, puñeteroooo).

    Y me despido, pero me quedo, con los tres ases de la baraja.

    Besos cálidos para combatir el frío!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Laura, estoy completamente de acuerdo contigo, las buenas vibraciones nos acercan a la felicidad y a la vida en plenitud. ¿Hay algo más importante?
      Las esclavitudes laborales nos impiden acercarnos al lado oscuro de las horas pero es que tampoco cuando tenemos tiempo nso da por trasnochar. El cuerpo es listo y tiene buenos sistemas de frenado.
      Las pantuflas es un detalle despreocupadamente barroco pro mi parte. Una especie de trasunto casero de la arquitectura de Gaudi :)
      Cojo tus besos y te los devuelvo multiplicados, luego de haberlos calentado en el radiador.

      Eliminar
  9. Una pasada total!! ahora mismo estoy disfrutando del último que subiste, son unos monstruos!
    Yo me siento bien tanto de día como de noche,
    me encantan los bares, la música, los tragos...
    y los días soleados, claro!
    Hacía tiempo no escuchaba algo de jazz,
    gracias Doc, si lo llevo en la sangre!

    Besos, y a abrigarse bien... no sea cosa! eh?

    :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. claramente tienes impulsos primaverales que compensan esta lasitud del otoño que se hace invierno. Una especie de sistema de pesos y medidas entre el el Norte y el Sur para que la climatología quede equilibrada.
      No olvides tu sangre musical si te da buenas satisfacciones.
      Muchos besos y feliz primavera.

      Eliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas