11 dic. 2013

Como una celebración interminable

La sobresaturación informativa que se ha producido tras la muerte de Mandela ha sido realmente aterradora y sin embargo uno tiene la sospecha de que no se ha hecho justicia al extraordinario luchador sudafricano. Ayer mismo a raíz del comentario de un amigo escribí ésto en el Facebook
"Lo que hizo Mandela fue una estrategia de supervivencia para evitar una guerra civil contra los afrikaners que estaban armados hasta las cejas y los zulús que habían colaborado con el régimen racista y querían acabar con el CNA. Él se movió con habilidad, pero nunca llegó al entreguismo ya que era lo que las circunstancias demandaban. El uso de su figura despojado de su lucha y convertido en nuevo santo laico para justificar los crímenes de las élites políticas mundiales, de todas sin excepción, es el precio que debemos pagar por su ejemplo. Pero eso ya es muy viejo, empezó en Jesucristo y se prolongó con Francisco de Asís y los que vinieron después hasta Luther King o Gandhi"  
Es hermoso que mucha de la música que se ha hecho en favor del ídolo tenga ese aire festivo y bailable. Quizás todo empezó con esa mítica pieza, omnipresente en estos días, creada por Jerry Dammers exlider de The Specials y fundador de su continuación en el espacio/ tiempo, The Specials AKA. Si queréis saber como se gestó el tema y sus consecuencias es muy recomendable este artículo de Diego A. Manrique en la edición de hace dos días de El País
 

Puede filmar Clint Eastwood lo que quiera e intentar tranquilizar la mala conciencia de la comunidad blanca sosteniendo que la unidad del pueblo sudafricano se produjo tras la final de un campeonato mundial de rugby, un deporte que sigue siendo coto exclusivo de una raza, pero no es cierto. Mucho antes estuvo la música. El pueblo sudafricano es lo que es gracias a la música.
 

En los 50, cuando la política del apartheid estaba empezando a demostrar su despiadada criminalidad, resurgía la cultura negra y su música en un inmenso guetto a las afuera de Johannesburgo. Se llamado Sophiatown y allí un inquieto montón de chicos, amantes de la música, creó el primer grupo de jazz africano, The Jazz Epistles. Un musical, sobre un boxeador sudafricano, fue su gran oportunidad de triunfar dentro y fuera de su país.
 

Fue todo demasiado efímero. La espantosa represión, generalizada a partir de 1960, acabo con Sophiatown y todo aquel incipiente oasis musical y obligó a sus más conocidos representantes- Hugh Masekela, Miriam Makeba, Chris McGregorAbdullah Ibrahim, Jonas Gwangwa o Kippie Moeketsi a exiliarse al extranjero.
Los "domesticadores" blancos eran muy ingenuos si creían que podían encauzar la  incontenible catarata de la música sudafricana, nacida en la precariedad de guetos y arrabales, pero triunfante, luminosa y alegre. Como una celebración interminable.

19 comentarios:

  1. Mis respetos, Doc. Una entrada con todo lo que tiene que tener: historia, reflexión y una música extraordinaria.

    ResponderEliminar
  2. Yo, que soy fan de Clint Eastwood, sé de la maravillosa música q gasta en sus películas.
    Y me gustó aquel Invictus q ahora le va tan bien al invencible por la adversidad, Mandela.
    Gracias por este post tan interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí sinceramente no me gustó mucho esa película, creo que presenat una imagen muy edulcorada de Mandela y le da una importanica desorbitada al partido de Rugby. Todo muy hollywoodiense pero no me suena real.
      Gracias a ti, Tesa.

      Eliminar
  3. Yo, que soy fan de Clint Eastwood, sé de la maravillosa música q gasta en sus películas.
    Y me gustó aquel Invictus q ahora le va tan bien al invencible por la adversidad, Mandela.
    Gracias por este post tan interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah se me olvidaba, aprovecho este espacio repetido, creo que aparte de Bird, la biografía de Charlie Parker, donde Clint expresa mejor su amor a la música es en "Play Misty for Me" llamada en España "Escalofrío en la noche" donde un locutor musical es acosado por una fan pertinaz.

      Eliminar
  4. Yo, que soy fan de Clint Eastwood, sé de la maravillosa música q gasta en sus películas.
    Y me gustó aquel Invictus q ahora le va tan bien al invencible por la adversidad, Mandela.
    Gracias por este post tan interesante.

    ResponderEliminar
  5. Tessssss ¡¡¡acaparadora¡¡¡¡ :P
    Lo que más me ha llamado la atención en todo el funeral y las "celebraciones" de la muerte de Mandela ha sido precisamente eso que dices: La música. La manera de vivirlo todos a través de la música. Ha sido impresionante.

    Un beso, Krapps

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Viven en la música porque la música fue un resquicio propio y una liberación de las adversidades incluso en los momentos más espantoso del apartheid. Han podido reprimir su voz pública y política pero no su voz convertida en canción y danza. Ese es el rincón que les queda a los insumisos.
      Un beso

      Eliminar
  6. jaja TESA, le ha salido su devoción Por Eastwood por triplicado...
    Aunque como músico, muuucho mejor su hijo:))

    ¿ Sabes qué Doc? hoy, te voy ahorrar mis palabras, tú lo has dicho todo, en palabras y música. Mejor te dejo dos regalitos, a MANDELA bailando con un tipo que siempre me ha gustado mucho, el “zulú blanco” y a una chica que le canta y sé te gusta mucho a ti, ELLA, una blanca, con voz negra:))

    Muaaaaaaaaakss!! cada vez hace menos frío... no sé si será que se avecina lluvia;))

    Y sí, es verdad, toda la música que se ha compuesto en su honor da ganas de bailar Mmmmmm que siga la celebración!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto aunque toca bien el piano, el músico es el hijo, pero tiene un documental titulado Piano Blues donde se acompaña de artistas de ese género para recorrer la historia de la música afroamericana desde ese perspectiva.
      Como dice el refrán a caballo regalado...pero me temo que me has mandado dos enlaces al mismo vídeo.
      Hoy hace frío llueve..muchísimo
      No es momento para grandes fiestas
      Besos

      Eliminar
  7. Totalmente cierto eso de la estrategia de Mandela. Se alaba mucho estos días su voluntad de reconciliación, su olvido de las afrentas que sufrió el pueblo (estas alabanzas vienen sobre todo por parte de los medios de derechas, que no deben de tener la conciencia tranquila), pero por encima incluso de eso está su inteligencia. Porque efectivamente su táctica fue de supervivencia pura: o eso o echarse al monte otra vez. Y sabía de sobra que esa guerra estaba perdida. Su trabajo quedó inconcluso, ya que sigue habiendo una separación real erntre blancos y negros. Pero el primer paso, el más grande, lo dio él.

    La señora Makeba fue lo primero que oimos los de nuestra quinta procedente de aquella zona: su "Pata Pata" fue un éxito incluso aquí. Y recuerdo que, de algún modo, nos emocionaba. Claro que la música dedicada a Mandela es festiva y bailable, porque ese es el espíritu casi de toda África. Luego cambian las cosas cuando son esclavos y los llevan a América, pero en su tierra son así. Envidiables.

    Y sí, hasta los blanquitos se contagian: no vea usted lo que bailamos a los Specials en su época. Buf. Le debían mucho a Mamá África.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Indudablemente era una estrategia de supervivencia porque no sabía la fuerza de sus enemigos. Acabo de leer un artículo de Vicenç Navarro en Público donde reprocha a Mandela que abandonase el discurso social por el discurso de igualdad racial haciendo demasiadas concesiones a las castas económicas sudafricanas pero es muy fácil valorar las cosas a toro pasado ya que por entonces las divisiones eran y sonaban irreconciliables. Es probable que cediera mucho pero eso es producto de lo que se estimaba que podía hacerse en aquel momento.
      Sí, fue sorpresivo aquel triunfo masivo de Makeba en los 60 con Pata, pata ya que por entonces los grupos que se conocían de origen africano eran grupos poppies como Les Surfs que habían hecho su carrera en la metrópolis. Estoy hablando de la época anterior a Osibisa.
      El ska es una música que no deja indiferente a nadie.

      Eliminar
  8. amen de toda la musica sudafricana vendida por las multinacionales del disco y la tonteria de los festivlaes de musicas del mundo (que yo sepa todas lo son, salvo el caso de sun ra que es de saturno) que por otra parte nunca me intereso gran cosa. ademas de lo que para mi es el abc del jazz sudafricano (de dollar brand -que eme defraudo lo suyo, por cierto, cuando lo vi en directo- como cabeza visible a mcgregor, pukwana, diany, harry miller, moholo...) disfruto y mucho de gente mas o menos anonima que voy descubirnedo de vez en cuando merced a unso articulos que sobre jazz sudafricano se publican en la revista francesa improjazz. gente de la que estos dias tampoco se ha hablado en lso apartados musicales paralelos al evento. mejor no nos quedemos con las noticias y su nata montada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es una entrada muy genérica ya que como sabes la música sudafricana es de una riqueza monumental en todos sus géneros. Además incluso en Sudáfrica donde tiene una pujanza extraordinaria, el jazz es un género no "manejable" para los grandes actos políticos.
      Los Festivales de la World Music son un negocio para difundir de forma sesgada la música que se hace en África pero también ha permitido que algunos artistas terminen asomando la cabeza. Casi todos se han recreado de nuevo en Londres, París o Nueva York pero tampoco podemos pedirles que no salgan de Bamako, por poner un caso prototípico, con lo que está pasando allá abajo.

      Eliminar
  9. Admiro la desobediencia civil y la resistencia son violencia como forma de lucha, la veo con más posibilidades que la violencia. Mandela la practicó en uno de los peores escenarios posibles, el del racismo extremo de Sudáfrica. Sin embargo odio la construcción de mitos, es como si procedieran a la deshumanización para vaciar de contenido a la persona que sufre y es imperfecta y la convierten en un ente perfecto, y por ello, inexistente e irreal.

    La música es una palanca de liberar tensión y de liberación, así se demuestra en este caso.
    Voy a escucharla con tranquilidad.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo has dicho de forma impecable. Los mitos solo son instrumentos para ser usados según los intereses de cada cual y en este caso es algo escandaloso que coincidan en el mismo homenaje toda la podredumbre política internacional. Eso habla de consenso hacia la figura homenajeada pero también que ya puede ser usada por tirios y troyanos para defender sus respectivos intereses.
      Sin duda la música es una palanca para liberar tensiones pero sobre todo es un arte que se basta a si mismo por encima de los usos que podamos ir haciendo en cada momento de él.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Dr. Krapp. Enamorado de la música. ¿Dónde andas?. A ver si mañana tengo un ratito y me vuelvo a escuchar la música de esta entrada, que me quedé a medias el otro día y ahora no sé qué decirte sobre ella.

    Por si acaso no puedo venir mañana, te deseo una feliz navidad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad, Angie. Si no me encuentras no te preocupes, estoy habitando en otra dimensión, pero volveré.
      Un abrazo

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas