26 sept. 2014

Voces que suenan a otoño

¿De que voy a escribir hoy en Sinfonía Azul? Debo posicionarme, como dicen los cursis, y soltar algo de lastre musical para que se vea que aún estoy en danza. Podría valerme del cambio estacional pero quizás eso suene a excesivamente manido. Y no es que no me apetezca escuchar en cualquier momento Autumn Leaves, Autumn in New York, el concierto número tres de las Cuatro Estaciones de Vivaldi...
Vaaale, me habéis convencido. Pondré uno de esos temas manifiestamente otoñales creado por Ralph Burns, Woody Herman y nuestro letrista de cabecera Johnny Mercer para la orquesta del propio Woody cuando tenía una alineación de ensueño.  
Después de rendir pleitesía a la estación habrá que hacer un homenaje a las vicisitudes climatologías del momento. La lluvia suena a otoño y se hace canción en cientos de temas variopintos. Hay canciones de lluvias pesadas, de lluvias ligeras, de lluvias púrpuras, de lluvias nocturnas, de lluvias interiores y de lluvias tan llamativas y visibles que exigen ser paradas, por las buenas o por las malas. Hoy me queda con la versión francesa de un viejo tema creado en 1962 por The Cascades un grupo americano nacido en la US Navy. Sí, como los Village People, pero sin el toque de coña marinera gay.
Ella es Sylvie Vartan, un ángel rubio del pop que sobrevive en nuestros más etéreos recuerdos.

Después de la lluvia nos pasamos a la niebla y estaréis conmigo en que no hay niebla más mítica y literaria que la de Londres. ¿Que sería de Sherlock Holmes, de Jack el Destripador  o de Oliver Twist y el horrible Fagin sin la famosa niebla producida por la combustión del carbón y el vapor del  Támesis? Ahora el fenómeno solo se produce durante 15 días al año pero hay varios temas que siguen recordándonos aquella eterna sauna misteriosa. Ésta genialidad de los hermanos Gershwin, es  el más interesante y sin duda el que más versiones tiene. Billie Holiday, casi en su suspiro final, nos ofrece una interpretación prodigiosa acompañada de músicos de la talla de Ben Webster, Barney Kessel o Harry "Sweet" Edison.
No era mi pretensión primera, pero me acabo de dar cuenta de que me ha salido una entrada de voces femeninas y no sería conveniente cambiar ahora de registro. Por cierto, acabo de ver que al recopilatorio de los discos de Billie Holiday con el sello discográfico Verve se le puso como título Lady in Autumn . Significativo.
Las vulnerabilidades metereológicas de esta estación equinoccial  podrían ser comparables a las que surgen y se expanden en  nuestras emociones sentimentales. Eso al menos sostiene esta joya inmortal creada por Harold Arlen y Ted Koehler en 1933. Sin duda la versión más sobrecogedora es la de la propia Lady Day pero no está mal escuchar a Etta James recreándose en tan gloriosa pieza.
Feliz otoño.

20 comentarios:

  1. Pedazo de repaso otoñal. Espectacular Max. Me quedo un rato para seguir escuchando. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Para empezar me gusta mucho el otoño, ese frescor tras días y días de calor me sienta de maravilla. No me pongo nada de abrigo hasta que no siento frío de verdad.

    El repaso que has hecho con la excusa de la estación es excelente, intentaba recordar algún tema más pero no lo logro.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien en no preparar el invierno, en el momento en que te pones la primera prenda de abrigo es como si ya no pudieras volver atrás.
      Hay más temas, el otoño es muy musical, tanto en inglés como en otros idiomas e incluso en español.
      Te dejo un ejemplo muy bonito y archifamoso y bien hermoso en este enlace
      Besos

      Eliminar
  3. Bueno, estoy escuchando a Ella Fitzgerald y te lo agradezco, te lo agradezco de todo corazón.

    ResponderEliminar
  4. Con las "bandas sonoras que nos regalas" el otoño me enamora más, si cabe. Gracias, amigo Krapp

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es mucho para un perpetuo enamorado como tú.
      Gracias, Luis Antonio

      Eliminar
  5. maravilloso! los franceses siempre se las rebuscan para hacrnos creer que sus dechados de belleza son cantantes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Discrepo cordialmente contigo. Me gusta la ligereza pop de los 60 en su versión francesa e italiana. Me gusta aquella música cargada de sensualidad y lirismo que resistió a la avalancha anglosajona mientras pudo, y evito lo que hoy en día es inevitable con lo que se escucha en inglés.
      En mi hit parade particular siempre habrá un sitio para Françoise Hardy, Sylvie Vartan, France Gall, Dalida o Barbará.

      Eliminar
  6. Es mi estación favorita, así que de acuerdo en todo, incluyendo la lluvia y la niebla. Ha hecho usted un ramillete femenino de postín; y como las señoras Fitgerald, Holliday y James ya tendrán muchos fans que las reverencien mejor que yo, me permito reivindicar a Sylvie Vartan: las chicas ye-ye no es que tuviesen una gran consistencia, pero esas canciones tan melódicas, tan ligeras, tan etéreas, me pueden.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo en la consistencia de las chicas ye-yés continentales y en la importancia de sus aportaciones músicales.
      ¿Por qué aceptamos sin rechistar, por poner un caso a las chicas y grupos de la Motown -The Supremes, Martha y las Vandellas, Gladys Knight & the Pips etc- y tenemos prejuicios hacia las estrellas del pop europeo de aquellos mismo años?
      Sylvie Vartan tiene temas realmente apetecibles aunque yo siempre recuerdo con cariño su primer y estupendo himno de batalla. Esta joya para toda la vida

      Eliminar
  7. Bluff!! porque es preciosa la música del último tema ( de todos :) que estoy escuchando justo ahora mientras te escribo Dr... porque esta chica tuya tiene una depre de caballo jajaja luego di que no tiene mala prensa el otoño... con eatas letras se gana a pulso su fama de acelga desvaída y conste que a mi tal cual está viniendo últimamente cada vez me gusta más. Que tu día sea azul brillante aunque las hojas sean doradas :-)

    Muuchos besos ah! y gracias por el Monet, es y será siempre mi pintor ... conste que me parece más primaveral que otoñal.. a los impresionistas nos rechiflan los colorines .. aunque este sí, es verdad, huele a otoño y sigue siendo precioso:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El último tema es precioso y muy antiguo. Fue escrita para ser tocada y cantada en el Cotton Club cuando la orquesta residente era la de Duke Ellington. Supongo que Etta James, al cantarla de esa manera, quería homenajear a Billie Holiday que creó la versión definitiva que puedes oír en el enlace que precede al vídeo. Lo que no se atrevió es a darle ese toque brutalmente sensual que usó LadyDay en su día.
      Lo del Monet con su Parlamento y Big Ben entre la niebla londinense es por la canción de arriba como habrás imaginado.
      Hoy el día es azul brillante, estamos de suerte.
      Muchos besos

      Eliminar
  8. De momento el tiempo no está muy stormy por aquí. Seguimos de manga corta, lo que me está resultando muy agradable pese a otras tormentas de septiembre, por cierto, más livianas con esta exquisita selección musical. Y ya que habláis de cuadros, que a mí este no me llega, sea dicho de paso, me han jorobado hasta el curso en el museo. No llego ni comiendo de tapper. Menos mal, menos mal.... que tenía una opción B en otro museo. A ver, a ver, porque a la primera clase ya no puedo ir. Empezamos mal, empezamos faltando.
    Conste que escuchado los vídeos más de una vez, eh?
    Besos, Dr. Krapp. Lo dejo ya porque tengo un virus y de vez en cuando me sale una ventana que me lleva a otra página. así que me doy prisa. Bye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace bueno por acá, un verano muy atrasado porque en agosto casi ni vimos el sol.
      Tiene una bonita serie Monet dedicada a Londres y en especial de esta perspectiva del Támesis. Son experimentos con la luz y el color y no gustan a todos ya que el motivo se desdibuja hasta casi la abstracción.
      ¿Vas a un curso de arte? Mucha suerte, ya sabes que yo soy anticursillista por sistema.
      Gracias por tu insistente audición.
      Besos y vacuna el ordenador.

      Eliminar
  9. He perdido lo que había escrito. Te decía que ya habías comentado en alguna ocasión que eras anticursillista. Pero para mí resulta genial, que si el paseíto de ida, el paseíto de vuelta, el " no puedo, tengo' curso',  que me viene fenomelnal y, sobre todo, que me encanta que me cuenten historias. Es como cuando vengo por aquí, pasito a pasito...

    Y  lo del virus del ordenador, entonces, qué hago, ¿lo llevo al médico?

    Besos, Dr. krapp.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajá deduzco que en tu caso los cursos son una buena coartada, no tengo nada que objetar al respecto pues.
      Pásale un buen antivirus preferiblemente comprado y no esos gratuitos que se ofrecen por ahí.
      Besos

      Eliminar
  10. El otoño es una romantica estación del año. Grandes cantantes has subido. Te confieso que me enamore del jazz escuchando a Sara Vaugham a mediados de los años cincuenta.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es, Héctor, sin duda. Casi todos nos hemos acercado al jazz a través de los y las cantantes. Yo llegué más tarde a Sarah Vaugham que a Ella Fitzgerald o Billie Holiday
      Saludos cordiales

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas