12 nov. 2014

Love for sale: censura, clandestinidad y consagración


Diciembre 1930. Broadway. Nueva York. 

Cole Porter, después del éxito de su obra anterior, estrena The New Yorkers
¿Será el momento de su consagración definitiva?  
La censura ha eliminado una de las piezas musicales de la obra por ser demasiado explícita respecto a la gran crisis originada por el crack de 1929, pero el autor no espera mayores problemas. Sin embargo, al día siguiente, se echa las manos a la cabeza y se escandaliza al ver como los críticos se lanzan como aves de rapiña sobre su obra. La infección procede de un temilla musical al que tildan de inmoral y de mal gusto. La historia va de una dama de alcurnia que  sueña en convertirse en prostituta para dar rienda suelta a su pasión amorosa.
¡Qué escándalo!

 
Las críticas no quedan en saco roto. Interviene la censura y los productores de la obra. Le piden a Cole que retire el tema, interpretado en escena por Kathryn Crawford. Él se niega. Afirma que si se puede escribir libros sobre putas o pintar cuadros sobre putas ¿por qué no se puede componer una canción sobre lo que siente una puta? "Los censores quieren hacer retroceder el país a cien años atrás y no se debe consentir". Posturas encontradas y al final alguien encuentra una solución. "¿Por qué no hacemos que el tema la cante una vocalista negra en vez de una blanca? Todos sabemos lo dificil que es encontrar una mujer negra de virtud intachable." Como resultas de lo anterior, la escena  se cambia de lugar. Ahora se desarrolla delante de un decorado del Cotton Club y es interpretado por la cantante negra Elizabeth Welch.(ver enlace). Todo un éxito, con su tufillo clandestino cuando las radios vetaron la emisión de la canción durante casi 20 años. La versión cantada, claro. Instrumentalmente no había nada que objetar. El jazz también puede servir para tapar disidencias. Y en esas llegó Billie. Ponle obstaculos a Billie, a ver si te atreves.
Billie Holiday hace del tema algo suyo. Quizás porque le resulta cercano a su propias vivencias. Quizás porque todo lo que vive acaba convirtiéndose en algo cercano a través de su voz. Ni que decir tiene que abierta la veda por Lady Day, se van sucediendo las versiones. Hasta la actualidad. Al principio era territorio para damas atrevidas: Eartha Kitt, Julie London, Anita O'Day y hasta la siempre angelical Ella Fitzgerald, que tuvo que ser convencida para que interpretara el tema. También con algún retoque fue interpretado por cantantes masculinos y con toda la barba. Sin embargo la versión de Billie es la definitiva. Forever.
En el terreno instrumental es un tema rico en posibilidades cromáticas. Dos de las versiones más memorables son del mismo 1958 y en ellas se repiten dos de sus componentes. Esta es alegre y juguetona y tiene como líder a Cannonball Adderley. A su lado, anda por ahí un tal Miles Davis.

 
Más especulativa y abstracta, es la versión que tiene como líder al propio Miles con el dream team de Kind of Blue. Es decir: Paul Chambers, John Coltrane, Wynton Kelly, Jimmy Cobb, Bill Evans y otra vez Cannonball Adderley. Los solos de este Love for Sale son ya parte de la historia.

Termino con Cecil Taylor, un tipo denostado por atreverse a ser diferente y romper los cánones de lo "musicalmente razonable". Algo así le pasó a Love for sale cuando salió a escena. Quizás no sea tan raro verlos juntos, aunque extrañe a muchos.

20 comentarios:

  1. Gran, gran, gran entrada sobre esa maravillosa canción compuesta por el "Dandy más exquisito". Formalmente le solicito autorización Dr. para usar su texto en mi siguiente programa radial de La Quinta Disminuida”. Es necesario compartir con toda la gente esa historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Nico.
      Usa la entrada cuando quieras y como quieras pero avísame para saberlo. Me encantará compartir esta historia como yo a su vez la he compartido tras encontrarla en dos libros de jazz.

      Eliminar
  2. el paso del tiempo desdibuja todo. lo que en un momento es insultante, combativo... termina mas o menos en el maistream y asumido. el punk, mismo, ha quedado integrado en elementos de moda de lo mas ñoña y convencional. pñor contra no comprendo como aun lo de cecil taylor, el free,... asute tanto a la timorata audiencia del jazz (¿de jazz?) en pleno siglo xxi ya bien entradito en carnes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo curioso esa repugnancia al free. Solo conozco algo parecido con la música clásica contemporánea atonal.
      Puede que tenga que ver con que hay un canon de belleza establecido en determinadas músicas y que desafiar al canon se premia con el destierro y el rechazo.
      Va a ser que el rock es mucho más permisivo que el resto de músicas establecidas y admite mejor la disidencia.

      Eliminar
  3. Cole Porter... Me encanta; me enganché a él tras el cine de Garcí. Asombroso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya para que luego tengan tan mala fama las pelis del ínclito. Debe ser un buen artículo para cinéfilos.

      Eliminar
  4. Una entrada que nos muestra toda la belleza que puede surgir de la mano de un mago (musical) como fue Cole Porter.
    Los interpretes, aqui, también ponen lo suyo. "Love for Sale" es muy diferente en manos de Ella; que de Miles, que de Cannoball, que del gran Cecil.... Sónidos diferentes que van desde lo que se considera "belleza formal" , pasando por aquella que se ofrece en los riesgos (los tremendos vuelos improvisadores de Cannonball con su saxo alto); a aquella belleza que se alcanza al volar sin paracaidas y en la total autenticidad jazzera (Cecil).

    Aprovecho para agradecerte ese vino jazzero que esta servido en el jardín de tu blog. Realmente me ha conmovido tu gesto. Gracias y un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé podría describir mejor. Los standards son un traje que sienta bien a todo el mundo y que sirven como trampolín a múltiples experimentos.

      No tienes que agradecerme nada, estoy encantado de hacerlo aunque esté tan abajo, pero es que para hacerlo grande no tenía otro sitio.

      Eliminar
  5. Enhorabuena por la entrada, te ha quedado redonda.
    Aunque a día de hoy todo esto parecería superado, no lo tendría yo tan claro, digo lo de las censuras y escándalos que se siguen produciendo en multitudes varias según lo que corresponda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafa.
      Por supuesto que no está superado, a la mínima oportunidad sale alguien con las tijeras para cortar ideas o recortar presupuestos.

      Eliminar
  6. Interesantísima historia, Dr. Krapp. Me ha gustado tanto como la música.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que el texto predomine sobre la música incluso en este blog musical.
      Gracias y besos

      Eliminar
  7. "Todos sabemos lo difícil que es encontrar una mujer negra de virtud intachable": esa frase resume mejor que cualquier sesudo tratado de muchas hojas el rol que se atribuía a la raza negra en el imaginario colectivo blanco hasta hace muy poco. Pero no hay mal que por bien no venga, porque las versiones de Ella y Billie son sencillamente magistrales. Siento debilidad por esa especie de maullidos que hacía Billie en muchas estrofas, dándole un encantador tono de coña a lo que cantaba, como alejándose con displicencia, lejana a toda tristeza o alegría.

    La historia es magnífica, en efecto. Y las versiones también.En las instrumentales, me sigue asombrando la cantidad de matices que conseguía Miles Davil con su trompeta. Con razón el término "jazz"le quedaba pequeño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa frase casi la copie literalmente del libro donde la encontré y por supuesto es tan significativa en si misma que apenas admite comentarios.
      Digámoslo claramente, la mentalidad de los machos blancos veían a los negros como un peligro sexual y siempre habitó el miedo de que sus mujeres fueran seducidas por hombres de color.
      La coña de Billie era porque intencionadamente siempre iba por detrás del tiempo de la canción y arrastraba las sílabas de tal manera que la ironía se volvía irresistible. También era un recurso técnico porque no tenía mucha voz, incluso de joven y así no no había posibilidad de ser devorada por el sonido orquestal.
      Piensa en Miles pero piensa en que grupo le acompañaba: Coltrane, Evans y Cannonball.

      Eliminar
  8. Siempre en primer lugar Miles, le tengo devoción, hace tanto que ni me acuerdo.
    Magnífica la versión de Billie Holiday.
    Respecto al tema no me sorprende, es siempre una de las pocas posibilidades que han tenido las mujeres: virgen o puta.

    Besos!!

    Pdt: felicidades por tu texto, muy original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miles está increíble en este tema pero Coltrane y los otros dan también lo suyo. Por supuesto también la sección rítmica que a veces olvidamos.
      Ese maniqueismo, sea cierto o no, lo ignoro, de virgen o puta ha dado mucho juego.
      Gracias
      Besos

      Eliminar
  9. No te lo vas a creer, la primera vez que escuché este tema fue a primeros de agosto en Castrelos- Vigo- Spain ... jaja en la voz de una máquina de hacer música Jamie Cullum, nos dejó a todos extasiados ... como una regadera el tipo pero alucinante... hizo música de todo, sin nada, tocó la batería al piano, el piano por detrás, por arriba, por todas partes, cantó entre el público como si estuviera en una jam sesión... alucinante! creo que fue lo mejor que eh escuchado este año en vivo ...perdón que me emociono y se me olvida que de todas las que te he escuchado aquí sin duda me quedo con la versión de ELLA y de ellos ... Miles y Cecil Taylor ( le estoy escuchando ahora mismo ) no lo conocía y me suena de maravilla, taladra las teclas y a veces ( esta es una de ellas ) me gusta.. me gusta la gente que vive la música, que brinca en ella, se desliza, corre o va de puntillas este me está pareciendo que hace eso , estupendo de verdad.

    Muchas gracias, ahora no me fío mucho de que no se me vaya la linea d internet.. ( está fatal hoy ) por eso no me paro a buscarte algo de Cullun pero no dejes de escucharlo aunque seguro que le conoces, merece la pena! como venir a escuchar música a tu casa.. Mmm eso siempre! muchas gracias y muchos besos Dr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No habías escuchado antes Love for sale? Sale en muchas películas, quizás en anuncios y tiene muchas versiones pop.
      Jamie Cullum recurre mucho a los standards y no lo hace nada mal en el escenario. No lo he visto en directo, solo en algún documental con algún concierto y es excelente su puesta en escena. A ver si viene alguna vez por aquí arriba y si hay entradas que esa es otra.
      Muchos besos

      Eliminar
  10. Dr.Krapp, una linda historia que no conocía de este hermoso tema de Cole Porter. La verdad que es difícil encontrar a alguien que no le guste algún tema de este gran compositor.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene muchos temas y de lo más variado. Fue un hombre con una vida muy complicada y esa felicidad que demuestra en muchos temas está teñido de cierta amargura interior por todo lo mal que lo pasó en unos tiempos en que la diferencia sexual tenía que permanecer en el armario.
      Saludos cordiales

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas