18 feb. 2015

El desafío de Smile

Empecemos por un final:

El final de Tiempos Modernos (1936). La película en la que el Gran Mimo lanza su último desafío frente a las coacciones de la vida contemporánea. Casi 10 años postulando el silencio en sus películas para que se acabe filtrando, casi de tapadillo, en sus escenas mordaces y en este final musical tan romántico y meloso con la que concluye todo. Ya nada será igual para Charles Chaplin.
18 años más tarde, en 1954, John Turner y Geoffrey Parsons, titulan la canción, Smile, y le ponen una letra. En los terciopelos de Nat King Cole la canción alcanza el top 10 de la lista de éxitos de ese año.

Terreno peligroso el de Smile por nacer en un territorio al borde de la ñoñería y el sentimentalismo pertinaz, allí donde el genio del bigotito se movía a las maravillas como buen acróbata, pero donde cualquier otro podía caerse con todo el equipo. Nat King Cole lo evita, según mi parecer.

¿Y el resto? Todo depende de la actitud musical de cada cual ante una canción tan expuesta. Renunciemos al juicio y vayamos a algún caso.
Está es la interpretación canónica de Michael Jackson en su disco de 1995. Recordemos que siendo la canción favorita de Michaella cantó su hermano Jermaine en el funeral del cantante.
Elvis Costello se permite ciertas variaciones en  su disco del 2001 Cruel Smile donde la interpreta dos veces. Una en plan balada, más fiel al original,  y otra más heterodoxa con un toque orquestal de fondo.

 
Y hasta el apodado Mano Lenta metió la idem  a esta canción en muchos directos, como en éste de 1974.

Vayamos a aquellos para los que Smile es una excusa para trazar otros rumbos. Ese es el caso de Dexter Gordon y esta interpretación de 1961 junto a Kenny Drue, Paul Chambers y Philly Joe Jones.

  
Otro caso es el de Kenny Dorham, el gran trompetista, en el álbum Matador de 1962 con Jackie McLean y Bobby Timmons entre otros.

Por último, una versión de Bireli Legrene, la gran estrella del jazz manouche en un directo en el Festival de Marciac.

Es curioso que una melodía tan aparentemente trivial tenga esa contundencia, esa capacidad de impacto y esa necesidad de ser desafiada por músicos y cantantes de distinta índole y condición.
¿Qué ocurre con Smile?

18 comentarios:

  1. Quizas la admiracion profunda por este genio sea la culpable de que tantos ilustres se le animen .
    Me ha gustado este Legrene doc ! por momentos me hace acordar a Pass

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás sea como dices aunque yo me inclino a pensar que la melodía tiene suficiente entidad propia como para impresionar a cualquiera por si misma.
      Legrene es un músico a la altura de Joe Pass y puede que lo supere.

      Eliminar
  2. ¿CHARLIE CHAPLIN?

    Me parece que este genio de bigotito cautiva no solo a cantantes y músicos sino a las mil utopías que en el mundo se han soñado.

    Me encanta, por desconocida para mi, la de Bireli Legrene, me la llevo para escucharla mejor y más.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la trascendencia de Chaplin es universal y no conoce barreras artísticas y mentales.
      Hay mucho material sobre Bireli Legrene considerado por muchos como el sucesor natural de Django Reinhardt.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Te felicito por el artículo. Me encanta Chaplin y su legado.

    Recibe un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  4. Tal vez por esa afortunada línea melódica que tiene haya sido tan válida para cantantes puros (Cole, Jackson o Costello) como para instrumentistas del tamaño de Gordon o Dorham. Y por supuesto ese puntito jazz-blues de Lagrene también le va: es una pieza con muchos mundos dentro, como suelen serlo las clásicas de verdad, las grandes clásicas. Nos gustarán más o menos dependiendo de nuestra particular sensibilidad, pero han llegado a esa altura en la que no se les discute su poderío.

    Ah, y aprovecho para reivindicar a Nat King Cole: los oyentes actuales tal vez lo encuentren un poco relamido, un poco blandengue, pero me admira el juego de tonalidades que tenía su voz cascada por el tabaco mentolado. O tal vez era ese su secreto, vaya usted a saber.



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás las melodías que triunfan y se convierten en standards universales lo sean por esa capacidad de remitirnos a muchos mundos interiores que ellas mismas incorporan en su propia estructura. Esta sin duda cumple ambos requisitos.

      Nat King Cole fue el primer cantante negro que alcanzó la respetabilidad entre el público blanco USA y el primero también en presentar un programa de tv.. Era un enorme cantante pero no olvidemos que su primera vocación y en la que se sentía más a gusto era como pianista de jazz donde fue quizás uno de los primeros en reivindicar la importancia del formato trío.

      Eliminar
  5. Uff! Me ha parecido un regalo para los oídos escuchar las diferentes versiones.
    Dices que la melodía es aparentemente trivial, pero eso creo, que es solo apariencia, en realidad se mete dentro y te capta. Quizás las cosas sencillas on las que mejor nos llegan por su falta de artificiosidad.
    Chaplin, un genio de la risa y Michael Jackson, una pena ver como perdió esa nanturalidad que desprendía tras someterse a tanta cirugía.
    Y la letra de la canción también me gusta. Me la quedo como material educativo para un viernes a última hora, a ver si los aplaco porque ahí estamos, con los tiempos verbales. Mira, tengo una compañera que explica a los alumnos la diferencia entre el presente simple y el presente continuo de la siguiente forma: "haceros a la idea de que el presente simple es un coche, un solo, un solo elemento, y el presente continuo es coche + carromato", y según lo dice pone las dos manos así paralelas y mueve el bloque que hacen de derecha a izquierda como marcando bien el sitio del coche y del carromato.. Y en los exámenes se lo recuerda. Está en prácticas y yo soy su tutora. Por mi parte está aprobada. ¿Y a qué viene este rollo último que he contado? Pues ni idea.

    Un beso y gracias por la música.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has dicho bien, es solo aparentemente trivial porque detrás hay una carga emocional muy fuerte y nada aparente.
      Me alegro de que la letra de la canción te pueda servir para la cuestión pedagógica. Quizás la diferencia del presente simple con respecto al continuo es que éste es muy tozudo y se niega a dejar de ser presente.
      ¿Te vale?
      Besos y gracias a ti.

      Eliminar
  6. Buenisima entrada de un buenisimo artista en general!! Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias, encantado de verte por aquí de nuevo..
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Carlitos decía que en la música lo más importante es la melodía, lo demás es accesorio. Gran entrada Doc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Carlitos es Chaplin, no? ¿Sabes que en España al personaje de Chaplin se le llama Charlot?
      Tenía mucha razón, todo lo suyo era pura melodía.
      Gracias, Nico

      Eliminar
  9. Que más de lo aquí ya dicho se puede decir de actor,peli, melodía, interpretes etc.doc.

    Su impacto en mi ha sido tal, que cuando Iglesias (Julio) cantó Candilejas, me quedé esperando a Smile.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuanto tiempo, Armando!
      Como siempre muy amable conmigo.
      Me temo que Julio Iglesias solo le gustan las sonrisas enlatadas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. He tardado en decirte algo en esta entrada porque no quería hacerlo sin haber escuchado todas las sonrisas en música que contiene Mmmm vaya delicia! y mira será que soy medio bastante mucho ñoña , es así.. .. no me importa, lo mío ya no tiene arreglo así que mejor asumirlo ;-) pero para mi smile como la melodía de Candilejas son casi los himnos deliciosos de ese mago que fue Chaplin seguramente con muchas más lágrimas dentro que sonrisas a pesar de pasarse la vida intentando arrancárselas a los demás, suele ser una de las paradojas de la vida.. no siempre el que más sonríe es el que tiene más motivos para hacerlo, por eso me gusta y admira tantísimo este hombre del bigotito y todos los que a pesar de los pesares se pelean por seguir encontrando un motivo para noperder la sonrisa... en cierto modo (no te rías .. bueno sí hazlo;) a veces me lo recuerdas tú jaja solo que él iba de blandito y tú de... jaja de Dr ;))

    Mil gracias, no voy a elegir ninguna versión porque me han encantado todas.. a esta entrada le puede poner un lazo y empaquetarla como un regalo, porque lo es, al menos para mi.

    Un beso muy graaande, mi querido Charlotiño ( tb de charlota ese pastel taan rico, ya sabes jaja ! ;-)

    Aunque llueve que tu día te sonría... yo voy a ello tb!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La paradoja del payaso que ríe cuando quiere llorar, algo merecedor de una ópera genial de Ruggero Leoncavallo (Te recomiendo la versión de Luciano Pavarotti o la del genial Caruso). En realidad el gran secreto de los payasos está en la búsqueda de la complicidad con lo que uno hace, en la complicidad en los propios sentimientos y en las emociones. Cuando tu esfuerzo obtiene la benovolencia del otro sientes que las barreras se rompen y que todo empieza a fluir.
      ¿Yo? no. No tengo esa capacidad de transmitir las emociones, es demasiada responsabilidad.
      Llévatela de regalo si te apetece, ahora ya estoy pensando en la siguiente.
      He comido pocas veces charlota. Quizás ahora.
      Muchos besos

      Eliminar

Neboeiro de etiquetas