4 ene. 2009

Sentimiento de inmortalidad


Hace unos días publiqué una entrada en el Círculo de los Suicidas Perezosos titulada Periscopio arriba. Ese nombre me ha hecho recordar unas palabras que Peter Pettinger, biógrafo de Bill Evans, pone en boca de Peri Cousins, una muchacha de color que fue novia del pianista en los albores de su carrera musical a finales de los 50:

" El primer título que le dio a la pieza era Kid's Tune y yo llevaba algún tiempo quejándome de que no me hubiera dedicado ningún tema. Había uno titul
ado Mary; otro, Ruby, My Dear... Y, en broma salió el título Perisphere pero Bill creyó que no era acertado porque Sphere era el segundo nombre de Monk. Entonces se le ocurrió Peri's Scope. Corría el verano de 1959. Ese mismo año, unos meses después, hacia finales de año, entró al estudio para grabar un disco y me llamó y me dijo:
  • Adivina que hemos grabado.
Evidentemente no tenía ni idea.
  • Peri´s Scope.
Fue una sensación fabulosa. Me sentí inmortal."




16 comentarios:

  1. Me quedo con la última frase, es tan cierta...
    alguien te dedica algo así y te inmortaliza, te coloca en esa dimensión donde ya se encuentra el autor, dejas de ser un nombre para convertirte en la musa.

    ResponderEliminar
  2. Hermosa historia y hermosa música. Debe ser una sensación increible.

    Cuidado, que hay un ragtime que se llama "King Crap". A ver si va a tener un admirador secreto, Doc.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Yo me considero inmortal! El pueblo ya me está inmortalizando.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cómo me gustan sus intervenciones en mi blog! Es usted tan buen comentarista, que creo que los comentarios han dado un giro tras su aclarción.

    Preciosa música, como siempre.

    Abrazos afectuosos!

    ResponderEliminar
  5. Dr. krapp, hermosa historia e igualmente la música. Bill Evans es uno de mis pianistas preferidos, espero comprar muy pronto el libro de Peter Pettinger.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. O una musa con nombre, Tesa, las combinaciones son infinitas. Quizás este tipo de cosas sean la única forma de inmortalidad que nos podemos permitir.
    Gracias, Troglo no sabes como te agradezco la información. Hasta ahora la única referencia que tenía de un Krapp es en una obra de Beckett: LA ÚLTIMA CINTA DE KRAPP.
    Felicidades, Maritoñi, el pueblo es el que da la verdadera distinción a los elegidos por la fortuna.
    Me dedica palabras muy hermosas y sin duda exageradas, Herr Freud pero se las agradezco de todo corazón.
    Espero que le guste ese libro, Hector, hace hincapié más en el lado musical que en el ladohumano del personaje y no porque Bill Evans posea una parte humana en absoluto desdeñable.

    ResponderEliminar
  7. Hola Krapppppppp, justo acabo de leer el libro. Y me ha gustado mucho. Y en efecto he leído lo que escribes, está en el libro. Ahora he empezado por recomendación tuya el libro Historia del Jazz de Ted Gioia y me está gustando muchísimo. He empezado por el capítulo del jazz moderno, el bebop. De ahí iré hasta el final, y luego leeré desde el principio.

    UN FUERTE ABRAZO EN 2009.

    ResponderEliminar
  8. Good Blog, I think I want to find me, I will tell my other friends, on all

    ResponderEliminar
  9. Me gusta un montón como se están entrelzando las últimas entradas, y mezclándose con la de suicidas perezosos. Es usted un Krapp!

    ResponderEliminar
  10. Buena historia, cómo me gustan las historias de jazz.

    ¿En serio Monk se llamaba Sphere de segundo nombre? Bueno, para un marciano como él debía ser un nombre de lo más corriente, jejeje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Es una historia muy bonita, Dr. Krapp, cualquier mujer se sentiría muy halagada y más...

    ResponderEliminar
  12. Querida Esther, lo fantástico de Ted Goia es que no quiere abrumarte con todo lo que sabe, lo que ha oído y lo que ha investigado. Su libro te invita a un viaje al centro de la música sin rehuir de tecnicismos musicales pero sabiendo que todo ese mundo solo tiene sentido como parte de una sociedad y un tiempo.
    Soportándome, son dos blogs que nacen de las mismas vivencias, es natural que haya concomitancias y quizás aún debiera haberlas más. Gracias por tus palabras.
    Amigo Amengual, su nombre completo era: Thelonious Sphere Monk. ¿Cómo un tipo como él se iba a llamar, yo que sé, Brown, Smith o Jones? Y que conste que Charlie Parker o Bill Evans se desenvolvieron muy bien con nombres extraordinariamente vulgares; pero Thelonious era mucho Thelonious -cada vez que escribo este nombre lo reviso varias veces para ver si me he olvidado de alguna letra-.
    Angie hay un buen número de canciones que tienen esta connotación. Estoy pensando en una de nuestro buen amigo Monk con un título hermosísimo.

    ResponderEliminar
  13. Me dejas en ascuas, Dr. Krapp, estoy deseando escucharla; y que siga la magia...

    ResponderEliminar
  14. Poco que añadir queda.
    Fantástico tema de fondo.

    Tomás

    ResponderEliminar
  15. Intentaremos que siga, Angie. Gracias.

    Un saludo para ti y mucha suerte en tu fantástico blog, Tomás.

    ResponderEliminar
  16. Although we have differences in culture, but do not want is that this view is the same and I like that!
    nylon fishing net

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas