6 feb. 2010

100 años más con Johnny Mercer

Este es el comienzo de esa gran película de Clint Eastwood titulada Medianoche en el Jardín del Bien y el Mal a su vez basada en la novela de John Berendt del mismo título. Canta k.d. lang -la cantante que quiere que se escriba su nombre en minúsculas- y el tema es Skylark:



La historia de Berendt está inspirada en un crimen
ocurrido en Mercer House en 1981, la mansión que mandó construir en la aristocrática ciudad de Savannah el  que luego sería general confederado Hugh Weedon Mercer. Su bisnieto, cuya lápida se ve en las imágenes, es el letrista de éste y de otros mil quinientos temas que iluminan la mejor época de la canción clásica norteamericana.
Johnny Mercer hubiera cumplido 100 años el pasado noviembre.
Su infancia y primera juventud  fue un territorio de lujos y confort, ya que su familia era la de más solera en la ya de por si aristocrática Savannah. 
Estaba destinado a hacer una carrera universitaria y dedicarse luego a los negocios como su padre, pero la quiebra de éste cambió los planes. Desde siempre se había sentido atraído por el mundo musical y aunque se sentía incapaz de leer una simple partitura, poseía una buena voz y sabía hacer letras con cierta soltura. Finalmente, cansado de ayudar a la maltrecha economía familiar, decidió probar fortuna en Nueva York.



Cuando le pilló el crack, estaba buscándose la vida en la Gran Manzana. Había sido contratado como cantante por la orquesta de Paul Whiteman y a veces hasta conseguía editar alguna que otra canción pero su vida estaba instalada en la precariedad. En 1932 conoció al compositor
Hoagy Carmichael y su suerte empezó a mejorar. En 1935 sabiendo de su talento es llamado a Hollywood por Bing Crosby, convirtiéndose al poco en el compositor de letras muy solicitado. De aquella época es su primera nominación a los oscars, Jeepers Creepers, famoso en la interpretación del maestro Louis Armstrong:



En 1939 tiene su primer número 1 al escribir la letra para una melodía de Ziggy Elman, trompetista habitual de Benny Goodman. El título es el que está incorporado a su lápida en el Cementerio Bonaventure de su ciudad natal:



Volvió a Nueva York colaborando con la orquesta de Benny Goodman y obtuvo múltiples éxitos en la radio musical lo que le permitió meterse en negocios y fundar con otros socios la célebre discográfica Capitol Records. Le dio tiempo su incansable laboriosidad para tener un idilio clandestino con Judy Garland y expresar sus sentimientos hacia la joven actriz en la memorable I Remember You. Más tarde, su encuentro con Harold Arlen fue providencial; encontrando en el compositor al hombre que mejor podía desarrollar su inagotable lirismo romántico, irónico y nunca empalagoso. El tema que los unió es uno de los más grandes blues orquestales de todos los tiempos, interpretado en miles de ocasiones por cientos de intérpretes. Esta es la divertida versión de Cab Calloway sus muchachos:



Su primer Oscar es de 1946 por una canción cantada por su musa, Judy Garland y titulada On the Atchison, Topeka and the Santa Fe. El segundo, una composición de su amigo Hoagy Carmichael, se le otorga en 1951 con In The Cool, Cool, Cool of the Evening. Su fama por entonces era tan arrolladora que se le ofrece poner letra a temas que ya habían alcanzado fama universal en sus versiones propiamente instrumentales. Es el caso de Laura, Satin Doll o esa inmortal Autuum Leaves traducción inglesa del tema de Jacques Prevert.
Sus dos últimos Oscars con la colaboración de Henry Mancini fueron sin duda mucho más memorables: Desayuno con diamantes (1961) y Días de vino y rosas (1964). Pero otros temas casi siempre de origen cinematográfico lo mantuvieron en popularidad durante toda aquella época. Entre ellos Charada o éste que consagró definitivamente a Tony Bennett:

Los 70, hasta su muerte en 1976, fueron años de reconocimiento en todos los ámbitos para aquel chico bien, que a pesar de su gloriosa carrera, siempre consideró que uno de sus mayores logros había sido poder pagar todas las deudas que había contraído su familia en su lejana juventud.

18 comentarios:

  1. No conocía la peli de Clint, Doc. Me encanta este tipo de entradas y siempre que las veo pienso en lo increible de todo ese legado a la posteridad. Las 2 colaboraciones de Mercer con Hank (Mancini) son de mis preferidas, precisamente en las dos versiones incluídas. Moon River la tenía en mi lista de cincuentonas.

    ResponderEliminar
  2. el tin pan aley, materia prima para jazzistas. ¡que bien bennett!

    ResponderEliminar
  3. ¡Jo, Max, cómo te lo curras! Nunca había escuchado a Mercer cantando. La verdad es que lo hacía francamente bien. Qué gran película 'Medianoche en el Jardín del Bien y el Mal', para mí la más "rara avis" de la filmografía de Clint Eastwood. Y qué buen sólo de Ziggy Elman con la banda de Benny Goodman, codo en alto; por cierto, el trompetista que aparece a su lado es el gran Buck Clayton. Gracias por este intenso e interesante recorrido, Doc.

    ResponderEliminar
  4. Me he deleitado un rato con tu música. En las dos últimas el sonido es muy bueno, igual por eso me han gustado más.

    ResponderEliminar
  5. Seguro que si ves la película te gustará, Armando. Siendo de temática actual la historia nos retrae al viejo sur de casas coloniales y secretos de familia que nunca atravesaban el porche paladiano, siempre con ese toque de la vegetación lujuriante y las pasiones contenidas. Una historia que le encantaría al William Faulkner y que podría desarrollarse sin problemas en el condado de Yoknapatawpha.

    Tin Pan Alley, la fábrica de sueños en su versión musical. Un lugar donde abrevaron todos los géneros, Artal.

    ResponderEliminar
  6. Mercer se lo merece, Sebastián aunque se haya menospreciado la labor de los letristas en la producción musical americana. La postura de Ziggy Elman es curiosa pero viendo a los trompetistas sinfónicos ya no causa extrañeza. Desconocía el detalle de Clayton, un grandísimo trompetista del swing. Gracias a ti.

    Goear ofrece muy buen sonido, Angie y además son dos grandes interpretaciones de Bennett la última en su celebrado disco con Bill Evans. Lástima lo de la publicidad pero supongo que se hace necesaria.

    ResponderEliminar
  7. Qué casualidad... he visto Medianoche en el jardín del bien y el mal hace un par de días.
    Qué buena la música y qué bonita la ciudad escenario, Savannah (la miro con ojos curiosos porque una amiga mía vivió allí unos años).

    Oye, qué bueno ese I wanna be around ...muy glamouroso.
    :)

    ResponderEliminar
  8. Necesario recordatorio, parece mentira que alguien que hizo tantas cosas no sea más y mejor recordado. Como tú dices, el letrista suele ser el patito feo. Supongo que un buen tema puede sobrevivir a una mala letra, pero si tienes una buena, ¡ay, amigo!

    Salud.

    ResponderEliminar
  9. Dr. Kapp,
    Uma ótima lembrança. Ele foi não apenas um letrista extraordinário, mas um empresário astuto e muito ousado. Quando criou a Capitol Records, tratou logo de recrutar o então decadente Sinatra, que em pouco tempo voltou a ser o maior cantor popular do mundo - The Voice e a Capitol foram feitos um pro outro.
    E quantas canções maravilhosas!!!!
    Um belo perfil e uma justa homenagem!!!

    ResponderEliminar
  10. Sin duda, Troglo, Mercer es un hombre todavía minusvalorado a pesar de los muchos homenajes que se le hicieron por su centenario En este materia todo depende de los géneros. Al folk y al blues se le exigen unas letras impolutas aunque la música deje mucho que desear, en cambio en este territorio mainstream no se les da la debida importancia fuera de los musicales de Broadway.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. Obrigado, Érico.
    Sendo ele próprio um cantor excepcional,entendeu muito bem o que precisava Sinatra para voltar o sucesso. Capitol Records Capitol é uma instituição única na música americana de sempre.

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho la entrada, la he disfrutado. Ando estos días con el festival de música improvisada y es una locura. La peli de Clint la he visto varias veces. Clint Eastwood tiene mucha sensibilidad en la elección de la música de sus películas. le encanta el jazz.

    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  13. La pregunta es la de siempre: ¿hubiera sido la música del siglo XX la misma sin las composiciones de Mercer?

    ResponderEliminar
  14. Hola Esther:
    Acabo de llegar de viaje y tengo que ponerme al día también yo. Clint Eastwood es un excelente pianista de jazz aunque tengo la impresión de que sus puntos de vista son especialmente conservadores.
    Saludos

    Buena pregunta Félix de difícil contestación. Las composiciones musicales fueron hechas por otro pero el espíritu de cada una de ellas fue incorporado a través de sus letras. Días de vino y rosas sería una balada más si solo mantuviese su música.

    ResponderEliminar
  15. Excelente repertorio, pero puestos a elegir, hago mía la preferencia manifestada por Angie.

    ResponderEliminar
  16. Dr.Krapp, sin lugar a dudas Mercer Como señala Félix, ha sido una importante figura en la música del siglo XX, un gran compositor. Me ha gustado mucho la interpretación de "Dïa de vinos y Rosas" cantada por Tonny Bennett.

    ResponderEliminar
  17. felicidades por esta pedazo de entrada...(aunque ya nos tienes acostumbrados a ellas)
    abrazotes

    ResponderEliminar
  18. Eres todo un caballero, Luis,dejando siempre elegir a las damas.

    Bienvenido, Hector.
    Adoro ese tema por Bennett y como no, por Bill Evans.

    Muchas gracias, Lola.
    Abrazos.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas