6 sept. 2010

Orgullo de hija, orgullo de padre

Parodiando el célebre título del maestro Bergman prefiero los gritos a los susurros cuando se trata de cantantes femeninas de jazz.



Mis respetos para las grandes intérpretes amantes de la bossa nova y demás, pero cantar bajito para sonar sexy y sobre todo para que no se vean las propias carencias vocales no es lo que más me divierte en el terreno musical. Prefiero otra cosa, por ejemplo a esta chica que es más feliz actuando en  un pub en medio de la gente que dando el cante en un conservatorio o en un estudio de grabación.



No os confundáis no todo es velocidad y griterío en Catherine Russell, a veces no tiene reparos en sentirse lánguida, algo perezosa y dejarse llevar a donde la música quiera dirigirla.



Catherine es hija de Luis Russell, aquel pianista de origen panameño que se convirtió en uno de los grandes impulsores del jazz de Nueva Orleans hasta el punto de heredar la orquesta de Kid Ory y convertirse en la mano derecha de Louis Armstrong. De aquellos formidables músicos e incluso de su madre, intérprete de conservatorio, aprendió el valor de la música en directo, en vivo, sintiendo el calor y el sudor del público.  Por eso quizás ha sido tan remisa en sus grabaciones discográficas. Ha preferido acompañar a otros artistas y ha publicado solamente tres discos a su nombre con un éxito extraordinario. En el último, Inside this Heart of Mine, hay uno de su "padrino" Satchmo. Es uno de sus temas legendarios de la época de la Hot Five.



Sí,  Catherine Russell es amiga de la tradición y recupera el sabor añejo de las viejas intérpretes, desde Bessie Smith a Ruth Brown. Quizás le falte sofisticación manierista y no tenga nada que ver con las cantantes de piano bar que se llevan ahora.  Es auténtica y no necesita afeites ni una atmósfera romántica y envolvente para difuminarse.



Aquí interpreta con toda la emocion posible este hermoso blues compuesto por su padre y Louis Armstrong. Un orgullo de hija, un orgullo de padre. Todos contentos.

16 comentarios:

  1. para chicas de vocecillas melifluas ya esta la primera dama de francia. mola mas un buen chorro de voz bien matizado.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí eso de los "susurros" no me desagrada nada. En según qué circunstancias los gritos pueden hasta asustarte,

    No canta mal esta Catherine Russell y eso que tú has sido un poco despiadado con ella, ¿no? Por supuesto, me quedo con el blues...Algo tendrá que ver su padre y Armstrong.

    ResponderEliminar
  3. Me encantó, me encantan las voces francas que no quieren seducir desde el cliché de lo que debe ser una voz "femenina y susurrante", y se regalan limpias y llenas de energía... Luis Antonio, con todo respeto, lo que se hereda no se hurta, pero la que canta es ella... :)

    ResponderEliminar
  4. Pura tradición, sí, señor, y puritito blues la muchacha. A veces, volver a la tradición es necesario para volver a encontrar el camino. Un placer conocerla.

    ResponderEliminar
  5. Ramas de la mera mata del Jazz,con hojas que siguen reverdeciendo, Doc. Simbólico el vídeo con Shane. Ahora conozco a los dos.

    ResponderEliminar
  6. He de confesar mi debilidad por la susodicha dama en aquel tema "Quelqu'un m'a dit". Luego su degradación al caer bajo las fauces de ese Napoleón de bolsillo ha hecho que el mito se caiga por su propio peso, estimado Jesús.

    Todos amamos los suspiros, Luis pero uno no puede llevar todo el día el sonotone puesto para apreciar la sensualidad cantarina de determinadas intérpretes. ¿He sido despiadado con Catherine Russell? ¿Por qué?

    ResponderEliminar
  7. Vivimos tiempos de cierto paroxismo manierista, Myriam y cuando alguien encuentra un filón tiene un montón de gente detrás para seguir la misma senda. Es lo que está pasando en el terreno del jazz vocal femenino.

    La tradición es necesaria siempre que no nos abruma e impida caminar, Troglo.

    La savia que hay debajo es la que permite que las ramas sigan reverdeciendo, Armando. El jazz necesita la vieja savia no la arqueología.

    ResponderEliminar
  8. Dr.Krapp, no conocía a esta cantante. Como tu señalas un potente voz y un estilo muy purista del jazz tradicional y del blues. Me ha gustado.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  9. Encantada de conocer a Catherine Russell. La primera foto en blanco y negro es muy buena, vemos al padre y a la hija de dos años estudiando piano o jugando con el piano, o peleándose con el piano, da igual. je je je. La niña parece que lo que quiere es irse rápido a tomarse un helado...

    Saludos y salud, Doc!

    ResponderEliminar
  10. Me alegro de que te guste, Hector. Un saludo

    Casi siempre estamos de acuerdo ;))
    Nada nuevo, Jesús

    ResponderEliminar
  11. También podría ser que hiciese como que toca el piano de papá, Esther. Hay otras fotos en la red de más o menos la misma edad y acompañada por Satchmo. Lo tuvo relativamente fácil o no, a veces la sombra de los padres es demasiado alargada.

    ResponderEliminar
  12. Te pido disculpas, Dr. Krapp. Mi comentario ha sido un error porque he interpretado que esta frase se la dedicabas a Katherine Russell:

    "...pero canta bajito para sonar sexy y sobre todo para que no se van las propias carencias vocales..."

    Disculpa

    ResponderEliminar
  13. Me refería a ciertas cantantes que están de moda en el jazz vocal o en sus cercanías y que usan temas de bossa nova y baladas para disimular su poca voz.
    Estás disculpado, Luis.

    ResponderEliminar
  14. Sigo aprendiendo contigo Dr.
    Un abrazo.

    P.d. A mi si me gusta la "buena" Bossa Nova

    ResponderEliminar
  15. Yo adoro la buena bossa. Gracias por acercarte por aquí, Tor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas