11 de dic. de 2011

Algunos prefirieron seguir bailando

El cisma siempre acaba por romper todos los movimientos políticos, filosóficos, religiosos o culturales producidos por la humanidad, por muy poderosos que nos pudieran parecer en principio.
En las mismas fechas en que Adolf Hitler imaginaba un Reich poderoso y eterno pocas personas podrían imaginar que el swing no siguiese imperando en la música de forma parecida. Se tiende a considerar a este estilo como un género jazzístico forjado por grandes conjuntos orquestales y caracterizado por un fuerte contenido rítmico. 
Era mucho más. 
Por ejemplo, la música que se escuchaba por la radio, el medio de comunicación más barato y más valioso en aquellos tiempos de pobreza y depresión. Pero también estaba presente en el cine -la otra alternativa cultural apta para todos los públicos- y aparecía en primer plano o de fondo en aquellas frenéticas y alocadas comedias de la época o en los densos dramas de contenido policíaco del incipiente cine negro. 
Relevante en la música, relevante en la forma de imponer una nueva moda en el vestir, relevante como fenómeno de resistencia juvenil frente a las rigideces pdel pasado y como no, relevante en la forma de disfrutar del ocio en los salones donde la gente escapaba bailando del duro oficio de vivir en tiempos de infortunio.
 

Cualquiera diría que la foto publicitaria de arriba tiene razón. El sonido rasposo de este viejo vinilo suena como si se hubiera utilizado como aguja el zapato de mujer. Se trata de la orquesta de  Tiny Bradshaw antes del cisma, antes de que el swing y por lo tanto el jazz, se escindiera en dos partes diferenciadas. Unos eligieron la experimentación y otros prefirieron seguir bailando.

Bradshaw comenzó su carrera musical como cantante y batería pero muy pronto, en 1934, marchó a Nueva York donde fundó su propia banda y grabó su primer disco. Pasarían 10 años hasta poder grabar el segundo. Sin ser de las que marcaron la pauta en aquellos años, su big band era reconocida y reconocible, aunque muchos insistían en compararla  con la de Cab Calloway

Con el legendario cantante del Cotton Club, Tiny compartía unas dotes para convertir cualquier espectáculo en un prodigio de dinamismo y humor. Por su banda de los 40  pasaron gente tan ilustre como Sonny Stitt o los cantantes Lonnie Johnson y Roy Brown. Otros reconocidos músicos hicieron arreglos para la orquesta: Russell Procope, Charlie Shavers, Gigi Gryce o el propio Sonny Stitt. El final de la Segunda Guerra Mundial fue el momento del gran cambio y Tiny tuvo claro desde el principio hacia donde dirigir sus pasos. Fichó por King Records un sello fundamental en el desarrollo del rhythm and blues y llegó el éxito. El vídeo anterior fue el primero con su nueva compañía. En ese mismo año, 1950, llegó el segundo.  Era muy temprano pero el rock and roll ya estaba a la vista.

Tiny Bradshaw era una estrella ascendente del rhythm and blues y su big band realiza giras por todo el país ante un público que prefiere no darle muchas vueltas a la cabeza y seguir bailando. En 1951 vuelve a dar en la diana con Walk that Mess.

El hit más grande de su carrera se produjo en 1952 cuando publicó Train Kept A-Rollin, uno de los temas primordiales en la prehistoria del rock and roll luego versioneado hasta la saciedad por un montón de grupos. Un blues alegre y repetitivo que  se adelanta a todo lo que vendría después.

Es un tiempo de grandes proyectos y de actuaciones en los más importantes escenarios, como en el célebre teatro Apollo de Nueva York. Con el grupo de Tiny Bradshaw comparten cartel gente como B.B. King, Ruth Brown e incluso Billie Holiday. En 1954 triunfa este tema que tiene como solista al saxo tenor Sil Austin desde entonces conocido como Mister Ping Pong. Será su último éxito.
.
El 8 de noviembre de 1955 Tiny Bradshaw sufre un ataque de apoplejía, era el segundo, que lo deja paralizado de cintura para abajo. Morirá de un tercer ataque en 1958, cuando luego de recuperar su estado físico intentaba darle nuevo impulso a su carrera en plena vorágine del rock and roll. Pero aquel, ya no era su baile.

22 comentarios:

  1. Un visionario Bradshaw ("otros prefirieron seguir bailando") sí, con una big band, con noches de frenesí, de alcohol, de músicos que aman lo que tocan, sí!

    Interesante la reseña de su vida musical y de cómo su aporte al rock and roll... lástima no haber podido continuar...

    Me dieron ganas de bailar Doc, de estar allí bailando toda la noche, divertida, vibrando con cada nota, con cada canción!!!

    Gracias por llevarme un ratito por ahí ;)

    Beso Doc!!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre me ha fascinado la época dorada de las Big Bands... Glenn Miller , Artie Shaw, Benny Goodman, Count Basie y sobre todo Duke Ellington... como siempre este hombre tuyo, me era absolutamente desconocido ( gracias :-) y sí que es cierto que Train keptt A´rolling suena totalmente a rock and roll... por ahí se fueron los bailones... yo sin embargo de las big band me pasé directamente a Charlie Parker, Dizzy Gillespie, Coltrane y de él a Miles Davis casi como pasó cronólogicamente

    ¿Recuerdas cuando hablábamos de a Song is born? esa peli fue mi iniciación en este estilo de música...con 15 años bailaba como una loca alternando a veces Flashdance y a veces a Benny Goodman ¡¡ya ves qué cacao!! ;-) aun hoy sigo bailando como entonces ( sobre todo a solas y cuando nadie me ve:-) sólo que con muchísima más mezcolanza... ahora en mi casa suenan todos estos... al lado de David Guetta ( no llores:-) y aun así...¡¡ tú mira como me ponen Jhon Barry & Rachmaninov !!...

    ¿¿ Como crees tú que voy a volver a mi estado original?? lo mío no tiene arreglo posible...Yo, ya... permanentemente en estado gaseoso...jajaja pero... eso sí... sieempre con los pies pegados al suelo:-)


    Un beso muy grande, profe:-)



    Feliz día... al menos hasta las 8 que juega la Ponfe contra el Real Madrid... después me pondré el Requiem de Mozart:))

    ResponderEliminar
  3. Jamas había escuchado hablar de este músico; lo que demuestra que se bastante poco de este tema o que los libros que pretenden recopilar la historia, dejan fuera a muchos que deberían estar...

    Me ha gustado tu post, por didáctico y entretenido.

    ResponderEliminar
  4. Te devuelvo la visita, Doc. Muy buen artículo.
    El swing me encanta, pero llegué a Benny Goodman de una forma curiosa, a traves de Charlie Christian. Soy un fanático de los guitarristas clásicos de Blues (Green, Burrell, Wes...) y decidí ir a la fuente original...y a traves de un doble recopilatorio de Christian descubrí los sextetos de Benny Goodman, y un estilo, el swing, contra el que tenía prejuicios. Afortunadamente mis prejuicios son débiles. Yo siempre distingo prejuicio y juicio. El juicio es cuando has probado algo y no te gusta. Lícito.Prejuicios los tenemos todos, pero son irracionales, hay que romperlos y quitarnos la venda de los ojos.

    A SWINGEAR!!!

    Un saludo, y me meteré con Bradshaw, al que conocía sólo de nombre. Pero eso será cuando se me pase la fiebre bluesera, que estoy en pleno subidón....

    ResponderEliminar
  5. Qué buen rollo destilan los números del amigo Bradshaw. Me encanta ese toque vocal que parece preconizar el primer rock'n'roll.

    Una vez otro artista interesante que me descubres. Muchas gracias!!

    ResponderEliminar
  6. Una entrada para disfrutarla con un scotch on the rocks "tacón alto" (4 0nzas), Doc. Como dice Kuto, con información que no dan los libros. No fue su baile, pero dejó bailando a medio mundo el Tiny. No lo conocía, pero me recordó entre otras cosas aquellas maratónicas competencias de baile de finales de los 50's y 60's, en las que ganaba la pareja sobreviviente.

    ResponderEliminar
  7. ¿Como lo haces?, cualquiera de tus entradas se convierte en una docta clase sobre música pero lejos de toda pompa son amenas y divertidísimas. Gracias por prsentarma a un músico que desconocía ¿cuantos van ya? creo que debería guardar esta frase en memoria y copiarla en cada una de tus entradas. De nuevo, gracias.

    ResponderEliminar
  8. Genial, como siempre, Doc. Me han entrado ganas de bailar y no parar. Sí, unos decidieron bailar y otros seguir el camino de la experimentación. Y todos crearon música de la buena. Hay que encontrar ratos para bailar y divertirse a tope, reír de manera distendida, y otros momentos escuchar una música más sofisticada e intelectualizada donde la mente viaja lejos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Se tiende a decir que aquellos músicos que hicieron jump blues, boogie woogie y rhythm and blues en general eran por pura interés crematístico. Me parece terriblemente injusto ya que había mucho más detrás por ejemplo lo que tu señalas, AXIS. Gracias a ti por tu comentario.

    La continuidad temporal en el arte y ese especie de necesidad que inevitablemente lleva de un estilo a otro es una falacia que viene bien a los historiadores visto retrospectivamente pero que no se adecua a la realidad. Lo que ocurre es que solo se hace historia de lo que va a la vanguardia y se tiende a olvidar todo lo que suponga continuidad con lo anterior. En la historia del jazz se ha llegado a la convención de que del swing deriva el bebop y del bebop el cool etc... No es cierto, siempre han convivido estilos diferentes en momentos diferentes y los mismos músicos han utilizado estilos diferentes. Por la punta nunca sabremos el tamaño del iceberg hay debajo. Si lo hacen ellos también nosotros como oyentes. Lo que haces tú, MARIA
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Los libros como bien sabes, KUTO prefieren hablar de los arcanos mayores y solo de vez en cuando se fijan en figuras desconocidas que cubran el cupo. Además el rhythm and blues es un territorio de nadie porque ya no es swing y todavía no es rock and roll.

    NO ONE WHO NOBODY KNOWS, los que de chicos hemos mamamado mucho rock y pop solemos tener prejuicios, con el significado que tú le das, hacia el swing que nos parecía una música para tipos pijos vestidos de pingüino en bailes de salón pero luego te das cuenta de las joyitas que hay detrás. Ten cuidado con lo del blues, es una adicción que tiene una difícil cura.

    ResponderEliminar
  11. Gracias, MANU yo también disfruto mucho con tus entradas.

    No soy muy amante de las bebidas fuertes pero estoy dispuesto a brindar contigo por la buena música y el buen baile, ARMANDO. Aquellos maratones de baile y aquellos saxofonistas que no eran Charlie Parker pero se retorcían en el escenario mientras el público los jaleaba.

    ResponderEliminar
  12. Nada de docto, DIZZY, faltaría más, son datos que están al alcance de cualquiera y además no tengo la más mínima pretensión de instruir. Me conformo tal como dices en ser lo más ameno posible. Sin embargo tus palabras son realmente alentadoras, ni se te ocurra usarlas como latiguillo :)). Gracias por seguirme.

    Estoy 100 por 100 de acuerdo contigo, ESTHER. Necesitamos esa alternancia musical, como necesitamos combinar racionalidad con emoción, o como diría Nietzsche combinar Apolo con Dionisios.
    Gracias y un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Krapp, no te preocupes por mi adicción al Blues: con un abuelo batería de Jazz y una juventud rockera, el blues es el tronco común, y ya hace años caí a sus pies, y la cosa sólo hace que crecer. Soy un enfermo, lo tengo asumido. Pero mientras que el único efecto secundario sea llegar a fin de mes con la lengua fuera, y el placer del descubrimiento y re-descubrimiento sea tan grande que agradezco haber caído bajo la mldición del Blues...que todos los vicios del mundo fueran así.

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  14. No estoy nada preocupado, yo también sufro del mismo virus. Esto es lo que he publicado hasta ahora sobre blues:
    http://sinfoniazul.blogspot.com/search/label/Blues

    ResponderEliminar
  15. Alegra cuerpo y mente. Recuerdo que eché mano de Benny Goodman por una entrada tuya hace mucho tiempo. me lo llevaba al trabajo y lo ponía cuando estaba sola.

    Leer esto me ha servido para darme cuenta de que hace mucho que no lo escucho.

    Alucino con lo que sabes y saben. Yo escucho. Punto.

    ResponderEliminar
  16. Eso de que uses un tema encontrado en mi blog como sintonía laboral es muy alentador, ANGIE. ¿No será el Sing, Sing, Sing con el comenzaba todos sus conciertos?
    Yo solo sé que no sé nada. Lo que pasa es que me gusta picotear pero no paso de los pinchos, las tapas y los canapés.

    ResponderEliminar
  17. Esta fue una época muy bonita y magnifica para la musica norteamericana, esta musica fue un preámbulo a la aparición del be- bop y, sin lugar a dudas, Bradshaw tuvo su papel como cantante de las big bands. Excelente post, felicitaciones Dr.Krapp.

    ResponderEliminar
  18. Fue preámbulo del bebop pero en los 50 convivió con él cuando el rhythm and blues ocupó el espacio dejado por el swing entre la gente con ganas de baile. Grandes músicos del jazz más ortodoxo salieron de agrupaciones de este estilo: Sonny Stitt, John Coltrane, Rollins, Cannonball Adderley etc... Gracias, HECTOR.

    ResponderEliminar
  19. ESTHER DIJO: "Hay que encontrar ratos para bailar y divertirse a tope, reír de manera distendida, y otros momentos escuchar una música más sofisticada e intelectualizada donde la mente viaja lejos."

    Lo suscribo totalmente, y ceo que es por eso que, dentro del Jazz, mi corriente favorita es el Hard-Bop. Como dijeron en la tristemente fallecida "CuadernoS de Jazz", el Hard-Bop aunaba modernidad y pasos de baile. Herencia del be-bop, pero también del Gospel, Blues y R&B.

    SALUDOS A TOD@S.

    ResponderEliminar
  20. Estoy de acuerdo, aunque creo que a veces el Hard-Bop es un cajón de sastre donde caben muchas cosas diferentes, desde una música muy introspectiva a otra expansiva y con groove.

    ResponderEliminar
  21. Otro pionero de lo suyo, que tomó un camino diferente al de otros. Conocí una vez a un tipo que sostenía que el jazz había muerto con la aparición del swing, que se lo cargó. Del swing para alante, ya no es jazz. Y es que ya se sabe que las opiniones son como los culos, cada cual tiene la suya.

    Salud.

    ResponderEliminar
  22. Parecería que si matas, por decirlo así, un género musical le das como más prestigio. Ricard Gili en su libro "el Jazz" de Ed. Novaterra también desdeña todo el jazz surgido con el bop e incluso prebop como a la mismísima Billie Holiday. Son las ideas que defendían los del Hot Club de París.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas