25 jun. 2009

Domingo mágico de junio


Esta es la segunda ocasión en la que escribo sobre aquel momento. La otra fue en el Círculo de los Suicidas Perezosos. El motivo de repetirlo, es que hoy se cumple un aniversario más, esta vez el 48, de un acontecimiento musical que tuvo lugar un domingo de junio en la ciudad de Nueva York.
El 25 de junio de 1961 el trío de Bill Evans grabó el muy celebrado Sunday of the Village Vanguard, uno de esos discos mágicos en la siempre mágica historia del jazz:




Por aquel entonces su líder, Bill Evans -prototípica su imagen de la época en el que mas parece un aplicado profesor universitario- era un pianista de gran prestigio tras su paso por el sexteto de Miles Davis y sus tres discos bajo su nombre. En su trío estaban: Scott LaFaro, que con 25 años era la gran esperanza blanca al contrabajo y el eficaz batería Paul Motian. Ya antes de estas sesiones, el grupo había alcanzado una solidez y conjunción extraordinarias incluso para lo que se estilaba en aquellos tiempos de esplendor jazzístico.


El Village Vanguard fue testigo de aquella jornada que entregó al mundo, después de dos sesiones de mañana y tres de tarde, la que para algunos críticos es la mejor grabación de jazz en concierto de todos los tiempos, cosa
Veintiocho temas portentosos para un grupo irrepetible. Solo diez días más tarde, Scott LaFaro , fallecía en accidente de tráfico cuando volvía del Festival de Newport.
De los tres discos que dan cuenta de estas grabaciones, el primero Sunday at the Village Vanguard, se publicó al poco de la muerte de LaFaro y por ello cuenta con temas que destacan las cualidades solistas del malogrado contrabajista. Los posteriores son: Waltz for Debby -que lleva el título del tema más clásico del pianista - y More From the Vanguard.
Se ha hablado mucho del despliegue de talento en aquella sesiones históricas.Una auténtica revolución musical en el que el piano de Bill Evans parece alcanzar ese toque definitivamente rapsódico que le valió el sobrenombre de "poeta del jazz", apelativo que compartió con otros intérpretes, pero que quizás sólo él merecía llevar. Por su parte, Scott LaFaro, se atreve a compartir protagonismo con el piano creando así un diálogo insólito e identificable. Por su parte, la batería de Paul Motian, prescindiendo de toda su artillería pesada, se conforma con un minimalismo expresivo que retoca las piezas dándoles una cadencia subyugante.
Al fondo, se oyen murmullos, risas, y el sonido de las copas. Una algarabía que no perturba lo que ocurre en el escenario;muy al contrario, lo sitúa en un contexto real, un tiempo y un lugar. El último invitado a la ceremonia es el silencio, colándose por los intersticios del sonido y ofreciéndose como un todo sobre el que se proyecta la música que adquiere bajo su influencia una solidez y relieve inesperados.


48 años después, esta música sigue derramando historias nuevas cada vez que se escucha. Es un canto a la belleza, la belleza que emociona, la que le da sentido a la vida.

19 comentarios:

  1. Hermoso homenaje al poeta del jazz. Aquí en La Paz, tengo un programa de radio llamado La Quinta Disminuida, y esta noche rendiré también un homenaje a ese mágico domingo, el programa se transmite por internet en www.radiodeseo.com
    Te invito a que visites my blog, en el que subo los programas pasados, este del Village Vanguard lo subiré recién la siguiente semana, la dirección del blog es: www.laquintadisminuida.com
    Otra vez, gracias por hacerme saber que hay más de uno que recuerda ese día.

    ResponderEliminar
  2. Diría, Doc, que lo que consiguieron Evans-LaFaro-Motian en estas grabaciones sí es un trio. No es Bill Evans + 2. Es un dialogo real, una interactuación permanente, un protagonismo compartido. Y qué belleza eran capaces de crear.

    Siempre me da por pensar que hay dos pianistas de influencia enorme en otros músicos, y que no pueden ser más diferentes. Uno es Evans, el otro McCoy Tyner. Noche y día. O quizá me lo parece a mí.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Sólo conocía Waltz for Debby (genial)de Evans, pero ese My Romance me ha dejado embelesada.

    ResponderEliminar
  4. Un verdadero romance, con ella, la música, la de este Trío, Doc. Para recordarlos siempre.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus palabras, Nicolas, bienvenido. Ya he puesto enlaces a tus páginas. Voy a procurar oír tu programa y todo lo demás que tengas que ofrecer en tu muy interesante blog.

    Estoy 100 por 100 de acuerdo con lo que has dicho Troglo. Era un auténtico trío donde no había acompañantes. La generosidad de Bill Evans, su humildad, es algo que se puede comprobar en cualquiera de sus discos. Siempre da cancha a los músicos que lo acompañan procurando que saquen lo mejor de si mismos.
    Lo tremendo de McCoy Tyner, es que a pesar de su calidad no tiene ningún reparo en "oscurecerse" por decirlo así y ceder el protagonismo a otros músicos que incluso no le llegan a las suelas de los zapatos.

    ResponderEliminar
  6. Tesa, sí puedes escucha todo el disco Sunday of the Village Vanguard y el enbelesamiento continuará, seguro.

    Un romance eterno que a mi me tiene enganchado, Armando. aunque se renueve el repertorio de mi MP4 siempre está ahí esos discos o alguno de esos temas.

    ResponderEliminar
  7. Me gusta volver a este trío magnífico y escuchar de nuevo sus temas sin cansarme muy al contrario descubriendo matices nuevos, sensaciones mágicas, estado de gracia, mucha poesía, expresión y elegancia del alma.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Compartimos sensaciones, Esther.
    Suscribo esa idea de la elegancia del alma que no es solo buen tono, es algo más que no se puede descomponer en sus partes. Una especie de serena complacencia que llena y calma sin abrumarte nunca.

    ResponderEliminar
  9. Cuanto sabes, Krappi ;-)

    Un beso y buenas noches

    ResponderEliminar
  10. Escucho y pasado algun tiempo vuelvo a reescuchar estos álbumes espectaculares de Bill Evans, que buen gusto para elegir los temas es una joya del jazz. Linda entrada Dr. Krapp.

    ResponderEliminar
  11. Delicioso hasta llegar al silencio... que ando intrigada con la entrada fantasma: el goear 1, el que no suena, el que me hubiese gustado escuchar...

    ResponderEliminar
  12. Me lo bajaré con Soulseek, porque no creo que encuentre muchos temas colgados en Youtube.
    Gracias

    ResponderEliminar
  13. Gracias, Novicia.

    Gracias también a ti, Hector. Bill Evans, como sabes, es de esos intérpretes que cuando llega a tu vida es casi imposible que vuelva a salir de ella. Además cada escucha ofrece nuevas y atractivas posibilidades.

    ResponderEliminar
  14. Borraeso si te pasas otra vez por la entrada descubrirás que he solucionado el problema. He puesto uno de los clásicos del trío.
    Hay pocos temas colgados en el Youtube pero los puedes encontrar con toda seguridad en Deezer o en Spotifity por lo menos para oírlos, Tesa. No uso el Soulseek. Bs.

    ResponderEliminar
  15. Leyendo, escuchando y aprendiendo... ;-)

    ResponderEliminar
  16. Así es la vida y no otra cosa, Mamén,

    ResponderEliminar
  17. Totalmente de acuerdo. La música de Bill Evans es hermosa hasta decir basta. Sin duda es uno de mis preferidos junto a Jhon Coltrane. Gracias por este nuevo regalo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cómo no iba a volver a pasar, me puede la curiosidad... Llenaste el silencio con buen sonido!!! Felicidades, Dr.Krapp!!!

    ResponderEliminar
  19. Gracias, Cristal. Ya sabes que los dos, durante unos meses, compartieron música en el grupo de Miles Davis y juntos grabaron el fabuloso Kind of Blue. Las leyendas cuentan que a pesar de su calidad o quizás por su calidad no había demasiado feeling entre ambos. Trane estaba demasiado ensimismado intentando dejar las drogas y acercándose a una nueva religiosidad y Evans porque a duras penas podía soportar que el público le echara en cara el ser el único blanco en el grupo de jazz negro por excelencia.

    Uno de sus temas más clásicos de aquellas grabaciones, Cristal.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas