16 jun. 2009

Swing otra vez


A principios de los 80, en el tiempo en el que los músicos de jazz estaban enfrentados en guerra cruel en defensa de la nueva ortodoxia o de la vieja disidencia, un joven rockero británico de la flamante escuela post-punk, decidió realizar algo inaudito: volver a grabar aquellos temas que apasionaban de joven su padre y que seguramente hasta poco antes estarían condenados a dormir el sueño de los justos en algún sótano polvoriento. El cantante era Joe Jackson y casi sin quererlo le dio nueva vida a un género aparentemente finiquitado, el swing en su vertiente bailable e intrascendente de los 50 llamada jump blues.



Era 1981 y a pesar de su éxito, llegó al número 14 en las listas británicas, se consideró que era un fenómeno coyuntural y sin trascendencia. La cosa fue así hasta finales de los 80, cuando un montón de inquietos seguidores del rockabilly decidieron recortarse un poco los tupés, ponerse calzado más cómodo, algún trajecito de buen ver para fiestas señaladas y sobre todo tomar la decisión de que si la cuestión era pasar un buen rato, lo mejor era retornar a los clásicos. Fue el comienzo del Neo-swing:



Los Royal Crown Revue grabaron un disco en 1989, el primero bajo esta nueva etiqueta. Una base rítmica propia del rock -batería y guitarras eléctricas- y la incorporación de instrumentos de viento. Otros grupos norteamericanos se sumaron pronto al nuevo fenómeno. Big Bad Voodoo Daddy era uno de ellos:



Cherry Poppin' Daddies, cuyos componentes procedían del punk, es el grupo más popular de este género tras las ventas alcanzadas por su disco Zoot Suit Riot:



Un componente de los Stray Cats, grupo puntero de rockabilly, creo bajo su propio nombre la Brian Seltzer Orchestra. Una orquesta de swing, en todo el amplio sentido de la palabra, con nada menos que trece instrumentistas de viento:



Por último, Squirrell Nut Zippers es una banda ecléctica influida por estilos musicales diversos aunque buscando sus fuentes en la música popular americana de principios del siglo XX. El nombre deriva del propio de un caramelo muy apreciado en los años 20 y 30 del siglo pasado.

Adoro este vídeo. A la mínima ocasión lo pongo:

23 comentarios:

  1. Es uno de mis estilo preferidos, has dado en el clavo conmigo desde luego

    ResponderEliminar
  2. Resulta que "Sinfonía Azul" me había desaparecido de mis blogs favoritos de la bitácora L.A.

    Desconocía estas propuestas, pero me han resultado cada vez más divertidas, sobre todo: Joe Jackson, Cherry Puppin y Stray Cats.

    En cambio me ha resultado más familiar: Squirrell Nut Zippers

    Tu bitácora sigue siendo una jaula grata de sorpresas.

    Un cordial saludo y corro a colgar la dirección donde, por avateres inexplicables, no se halla...

    ResponderEliminar
  3. No sabía la de ganas que tenía de bailar hasta que he escuchado a Joe Jackson.

    No sabía de los nombres que se les da a todos estos deliciosos mestizajes (y se me olvidarán, de ello estoy segura), pero resultan de lo más divertido y refrescante.

    Ando indagando sobre Chamán Triste, espero no molestar!

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Yo de rockability, no mucho Doc. Conocía a Seltzer, pero el video de Nut zippers es genial. Me gustan esas bandas que recuperan el pasado musical y su entorno con conocimiento de causa.

    ResponderEliminar
  5. ... con el "swing" que traía se me han enredado los besos y abrazos, si le toca uno que no es suyo...me lo deja aparcadito en un rincón que lo paso a buscar más tarde :D

    A.


    Qué ritmo tengo... creo!!!

    ResponderEliminar
  6. Me alegro, J. D., es difícil sustraerse a las invitaciones al baile.

    Disculpado quedas Luis. Seguramenente te sonará el tema de Squirrell Nut Zippers ya que lo puse en su momento en el Círculo de los Suicidas Perezosos.

    ResponderEliminar
  7. Borraeso, casi todos esos nombres tan chocantes y difíciles de recordar, a mi me cuesta un horror recordarlos al completo, con otros nombres que utilizaban los pequeños combos de swing, por ejemplo los Chocolate Dandies o los McKinney's Cotton Pickers.
    Si quieres ayuda sobre el Chamán yo te puedo proporcionar alguna por ejemplo en este enlace:
    http://suicidasperezosos.blogspot.
    com/2005/08/un-hombre-llamado-chamn-triste.html

    ResponderEliminar
  8. Armando aunque muchos de esos grupos proceden del rockabilly, ellos prefieren que les consideren como de swing o de neo-swing como mucho. Es una música deliciosa y sobre todo sin pretensiones lo cual la hace todavía más sugerente.

    Vale, Andrea, lo dejaré en un rincón pero no le garantizo que cuando vuelva siga en ese sitio; a lo mejor prefiere estar en el centro de la pista y competir en salero con Tony Manero.

    ResponderEliminar
  9. Esto sí que me recuerda en línea directa al gran Louis Jordan, Doc. La música se entronca y se retuerce sobre sí misma. Hay más conexiones entre las notas de las que uno ve a simple vista.

    La de Squirrel Nut Zippers tiene hasta voz de antigua.

    Salud.

    ResponderEliminar
  10. Ya sabes que muchos de estos grupos son tan amantes de lo retro que incluso graban sus discos con equipos de los 40 o 50 para hacer su sonido más "auténtico". Quizás eso es lo que hicieron los de la Squirrel para mi el grupo más original y de mayor calidad dentro de este género.
    Salud

    ResponderEliminar
  11. Siempre he pensado que es el tipo de música apropiado para tocar por las orquestas en las bodas, cuando el personal está feliz y pasado de vueltas.
    Claro que en esa situación, la gente disfruta igual si le tocas un tema de Swing, que Paquito el Chocolatero.

    Krapp, que sepas que la torpe de Tesa se rinde ante la nube de tags.
    :(

    ResponderEliminar
  12. Oye, qué buena es la primera foto. En general, me han gustado todos los vídeos. Desconozco los grupos, pero mira, gracias a ti, ahora sé que están en el mercado. Por cierto, ¿Te pasas todo el día escuchando música? Cómo conoces tanto? Cuántas horas le dedicas? g g Lo digo por tu grandísima y amplia y variada cultura musical.

    Gracias por darnos a conocer estilos nuevos de swing.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  13. Dr.Krapp, aún a riesgo de ser considerado excesivamente sesgado, escucho poco de otra música popular que no sea jazz, aunque ella tenga mucho "swing". Como música para bailar, lo que has subido estupendo.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  14. Es una música de celebración, una música para dejarse llevar, para no tenerlo todo controlado, Tesa. Respecto a lo de la nube de tags hay que seguir las instrucciones tal cual. Lo más difícil es encontrar el sitio exacto donde hay que colocar el código, tampoco yo pude hacerlo a la primera.

    ResponderEliminar
  15. Siempre que puedo escucho música, Esther. Por la radio, por Internet y cuando un tema me gusta, anoto su nombre para escucharlo y buscar más cosas sobre él o sus interpretes. Internet es una fuente de información tremenda y casi todos los temas se pueden escuchar aquí. No soy fetichista de los discos me importa menos tenerlos que localizar las canciones y poderlas escuchar cuando quiera.

    Hector, yo soy más amante de la música en general que del jazz, aunque mis pasos siempre casi me tiendan hacia él incluso en esta última entrada. Cada uno debe elegir la música que más le satisface sin plantearse demasiadas cosas.

    ResponderEliminar
  16. No me extraña que te guste el vídeo, es una auténtica delicia. Tus entradas siempre tan didácticas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Lo curioso de todo es que los monstruos del jazz consideraban que todo estaba acabado sin el swing y criticaban al free jazz y a la fusión. Ahora parece que lo volvemos a necesitar, Genial.

    ResponderEliminar
  18. jo, conmigo tambien has acertado...los pies se me mueven solossss!!! y es que el swing tira mucho. Se dice "esto no tiene swing" cuando algo "no tiene vidilla" !por algo será!

    Me gustan todos, no descarto ninguno.

    Besotess

    ResponderEliminar
  19. Hola, Dr. Muy bueno y documentado el post. Tengo por ahí el Jumpin´jive de Joe Jackson, artista del que me gustan mucho algunas cosas que ha hecho, pero este no es de los que más. Voy a ver si me lo pongo y cambio de idea. En todo caso, un camaleón increíble.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  20. Soy de la opinión Valentín que el swing siempre es necesario ya que refleja, como pocos sonidos, el latido de la vida. El free jazz y no digamos la fusión estaban llenos de swing. En el primer caso de forma solapada, en el segundo dadas sus influencias soul y funky, de manera explícita.

    Lola, como acabo de escribir veo el swing como el latido de la vida, algo que la cultura occidental abandonó pero que en la música más primitiva ha sabido conservar como bien sabes.

    A mi me gusta ese disco, Hombre 335 y creo que tiene su mérito viniendo de quien viene y en la época en que fue hecho. Gracias por tus palabras. Saludos

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas