24 ago. 2009

Mala suerte para Big Mama

  Si hubiera nacido veinte años antes hubiera estado a la altura de Bessie Smith y el resto de diosas del blues clásico. Si hubiera nacido veinte años más tarde podría haber sido una artista comparable la gran Aretha Franklin. Pero nació en 1926 y cuando llegó a la madurez, principios de los 50, era época de cierto desconcierto musical. Estoy hablando de Willie Mae Thornton, más conocida por Big Mama Thorton y ésta es su voz:
Siendo hija de un predicador y de una mujer que cantaba en el coro de la iglesia hubiera tenido un futuro asegurado en el gospel, pero Willie Mae era un ser especial. No solo le gustaba vestirse como un hombre -camisas a cuadros obligadamente holgadas y sombrero vaquero- lo que aún realzaba más su envergadura ya que medía 1'82 m. y pesaba más de 150 kilos; también adoptaba un aire desafiante, muy poco visto entre las mujeres de la época. Antes de marcharse de casa, lo hizo en su primera adolescencia, ya cantaba como pocas y había aprendido a tocar la armónica y la batería de forma autodidacta. Aquí la tenemos tocando, con entre otros, un joven John Lee Hooker:
A principios de los 50, empieza a grabar en pequeños sellos de Houston y en 1952 unos desconocidos veinteañeros Jerry Leiber y Mike Stoller, con el tiempo dos de los más celebrados autores de la música popular contemporánea, le ofrecen su primer composición: Hound Dog que arrasó en las listas de éxito en la versión hirviente e irrepetible de Big Mama Thornton:
Hound Dog fue el alfa y el omega de Willie Mae. En el año 1956 el tema es grabado por el ciclón Elvis y se convierte en una de las canciones imprescindibles de su repertorio y del naciente rock'n'roll. La interpretación de Presley es extraordinaria, pero desgraciadamente supone otra vuelta de tuerca más en el expolio blanco sobre el patrimonio musical negro. Big Mama apenas recibió unos dólares por la versión del "Rey" y la oportunidad de tener un éxito semejante no se volvería a producir. Conocida exclusivamente en los circuitos del blues y el r&b, su enorme capacidad vocal permaneció desconocida para el gran público el resto de su vida. Solo en los 60, cuando Janis Joplin se decide a grabar uno de sus temas, Ball and Chain, vuelve a sonar su nombre y puede grabar algún disco de éxito discreto. Envejecida, alcohólica, extremadamente flaca y con apenas unos dólares en el bolsillo, muere de un ataque al corazón en un hotelucho de Los Ángeles cuando se celebraban los Juegos Olímpicos de 1984. Aquí la tenemos en su última actuación en directo pocos meses antes de su muerte. Canta, desmejorada pero manteniendo su espíritu indomable, su clásico Ball and Chain:

13 comentarios:

  1. No sólo me gusta como canta si no también su personalidad atrevida, valiente, distinta y revolucionaría. me gusta la gente así. Y ya no abundan.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Tremenda tremendez de mujer. Con la de patanes que hay, y cuanta gente permaneció desconocida. El título de "Ball and Chain" siempre me ha parecido representativo. Algunos han nacido con eso.

    Salud, Doc, y gracias por la recuperación.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo el blues del primer video y la versión de Hound dog ...con esa voz fuerte, cascada.
    Grande, como su apodo, Big Mama.

    ResponderEliminar
  4. Grande Mae, Doctor, hasta en su decadencia. Una pena todo lo que le pasó. Un buen homenaje, gracias por recordarla.

    Salud

    ResponderEliminar
  5. No la había escuchado antes. Que actitud… siempre, al principio al medio y al final. Todo un roble. Gracias Krapp, ya me iré nutriendo de Big Mama.

    ResponderEliminar
  6. Pago un precio por su rebeldía quizás algo amor, pero nos ha dejado su lección de fuerza y coraje, Esther.

    Ella lucho contra esa bola y esa cadena de la canción, Troglo y había que tener muchos bemoles, seamos finos, para hacerlo en aquel sur indescriptible y kafkiano siendo mujer, negra y diferente. Saludos.

    Poderosa siempre, Tesa.

    La gloria le reserva un pequeño rincón, aunque parezca olvidado, a estas grandes cantantes, Armando.

    Te sentirás reconfortado con su música y su forma volcánica de cantar, Nico, estoy seguro.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Un gran saludo tras este descanso veraniego.

    Gracias por tu visita. Nos veremos.
    Isoba

    ResponderEliminar
  9. Bienvenida Isoba, se te echaba de menos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha conmocionado,especialmente, la interpretación del primer video. Excelente descubrimiento.

    ResponderEliminar
  11. No tengo ningún mérito, Luis.
    Afortunadamente ella siempre estuvo ahí, cuando intentamos bucear más allá de las vanas apariencias de la moda y el marketing musical.

    ResponderEliminar
  12. Dr. Krapp, te confieso que no la conocía, que vozarrón la de esta cantante, me ha impresionado.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  13. Una gran cantante, si señor, Hector que además podía cantar en los géneros más dispares. Gospel, blues, r&b y también hizo sus pinitos en el jazz.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas