24 oct. 2009

Canalla, cómico y cantarín


La caída del fascismo y la inmediata postguerra favoreció el desarrollo del jazz en Italia. En 1945, Giancarlo Testoni y Arrigo Polillo fundan la revista Música Jazz, el gran estandarte informativo del jazz en aquel país.
Ahora el swing debe ceder protagonismo a otros géneros nuevos. El pianista y director de orquesta Giorgio Gaslini, luego conocido por sus bandas sonoras para Michelangelo Antonioni, se atreve con el bebop. El guitarrista Franco Cherri coquetea con la música clásica. El pianista Armando Trovajoli es un gran compositor de cine que también hace comedia musical. Piero Piccioni sorprende a todos con su orquesta 013 y luego se irá a América durante una larga temporada donde compartirá escenario con el mismísimo Bird. Nunzio Rotondo, gran trompetista, se hace famoso por su programa de jazz en la incipiente televisión italiana:

  El compositor y pianista
Bruno Martino logra realizar una síntesis perfecta entre el lirismo propio de la portentosa canción italiana de los cincuenta con sus propias raíces jazzísticas. En un tema convertida en standard del cool jazz se resumen sus logros. El célebre Estate:

Pero no nos pongamos tristes, el final del swing clásico fue un final alegre, multicolor y escacharrante; tanto en su país de origen con el jump blues, como en Italia donde el humor es un producto de primera necesidad. Que se lo pregunten a aquel canalla, cómico y cantarín, llamado Fred:

Fred era Ferdinando Buscaglione, un tipo que empezó a cantar y tocar -tocaba de todo- en clubes de jazz siendo un muy joven adolescente. Un encuentro casual cambio su vida:

Fred Buscaglione trabajaba de animador radiofónico después de haber sido capturado por las tropas aliadas en Cerdeña mientras que Leo Chiosso, su amigo, había sido deportado por los alemanes a Polonia. Leo tenía dos pasiones en la vida: la novela policíaca y la música de jazz, de ahí que decidiera usar el seudónimo literario de Bruce Reid. Fue por la radio como se enteró de que su amigo Fred seguía vivo. Terminada la guerra, Leo decidió escribir canciones tomando contextos de la novela negra para retratar la realidad con un fondo irónico y ácido. Fred Buscaglione asumió sin reparos el papel de chico duro y camorrista aunque muy frágil y blando con el alcohol y las mujeres. El "gangster"
Buscaglione se convierte en una estrella tremendamente popular pero su estilo, desconcertante y extraño para la industria musical, no tiene una plasmación discográfica hasta el año 1955. Un error que se subsanará con el éxito alcanzado con su primer single, el que contiene Che Bambola,  con el que Buscaglione se convertirá en uno de los personajes del momento. Habrá muchas más grabaciones hasta 1960 y también actuaciones en televisión, en anuncios, en películas y en la incipiente prensa rosa que encontró un filón gracias a sus amores y desamores con su mujer magrebí  Fátima de Robin  y con otras grandes starlettes del momento. En sus últimas entrevistas reconoce que está harto del personaje de "Fred el Duro" y que quiere descansar. 
El descanso fue más largo de lo previsto, ya que fallece tras chocar su Ford Thunderbird contra un camión el 3 de febrero de 1960. 
Su muerte fue un fenómeno de relevancia nacional y el éxito de sus temas perduró durante los primeros 60. Luego hubo un período de cierto olvido hasta su resurgimiento actual. Sobre su vida se ha realizado una comedia musical y hasta una orquesta se ha dedicado a revivir su memoria:  La "Fred Forever Jumpin". 
Bravo, Fred.

15 comentarios:

  1. Estas entrada te las curras mucho más que la de los suicidas eh?? Se te nota más entregado.
    Gracias por tantas cosas que nos enseñas Krappi. Al menos a mí, que no estoy nada puesta en estos temas.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Discrepo contigo, el hecho de que una cosa cueste más trabajo, de documentación en este caso, no quiere decir que te entregues más a ella. Mi blog principal, al que le tengo más cariño, es el del Círculo de los Suicidas Perezosos ya que también es el que mejor me refleja.
    Gracias a ti por estar siempre ahí y leerme.
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Aparte del jazz, me encanta la novela policiaca y el cine policiaco! Oye, vaya historia la de Buscaglione con nombre de mafioso italiano. Y muy bien elegidos esos vídeos tan curiosos y tan italianos.

    Un saluto!

    ResponderEliminar
  4. Compartimos gustos, Esther: Jazz y novela/cine policíaco. Llegue a tener en vídeo una colección de más de 120 películas de cine negro desde los 30 hasta los 60, todas grabadas de la TV cuando la TV ponía films de cine antiguo. He recuperado gran parte gracias a Internet.
    Buscaglione era un tipo que conocía toda esa mitología urbana del cabaret: piano, humo, alcohol, jazz, voces quebradas, mujeres peligrosas, letras contundentes ... tan asociado al noir. Paolo Conte o Tom Waits son claros discípulos de él.

    ResponderEliminar
  5. Personajes tan curiosos se pierden, y los cantamañanas proliferan. Por suerte los recuperas, Doc. A ver el próximo capítulo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. No están mis nervios estos días para Buscaglione. Qué estrés.
    Me quedo con el tema de Bruno Martino.

    Besos,Doc.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Troglo, ahora en Italia este tipo es muy apreciado por la afición hay muchas webs dedicadas a él.

    Venga te dejo un regalito para tu stress, Tesa.
    Un tema conocido que adoro:
    http://www.youtube.com/watch?v=ogxTQXAgY3Q

    ResponderEliminar
  8. Krapps, ese empeño en llevar la contraria ya es preocupante eh'??
    Yo no he dicho que le tengas a este blog más cariño, he dicho justamente lo que tu has desarrollado después, que te curras estas entradas más (documentación, datos, videos....)
    De verdadddddddddddddd, que complicadito eres¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  9. Me gusta el cine italiano y su música en general,Doc. y aunque del Jazz no he escuchado mucho, escuchando algunas cosas de Enrrico Rava y otros siento que han sabido incorporar el sonido propio a esa música, un poco como los cubanos la suya, escuchando por mencionar a alguíen Arturo Sandoval, lo cual no llego a sentir todavía con el Flamenco. En todo caso tus acercamientos sabrosos a estos temas ayudan a ir entendiendo muchas cosas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Vaya con el personaje, qué vida más azarosa, pero qué gran aportación a la música.
    El Jazz es una de las músicas que no me cansa.
    Gracias por compartir de nuevo tanta sabiduría
    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. El término que has usado "entregado" es muy ambiguo, Novicia. Si te entregas a una cosa se supone que en términos comparativos la prefieres sobre otras. Sí, también puede significar que da más trabajo. Ahí está la doble interpretación y no creo que sea lo suficientemente relevante como para la más mínima disputa.

    Armando,te voy a recomendar un disco que incide en lo que dices ya que refleja esa sintonía entre la clásica canzone italiana y el jazz. Es un concierto en directo con Rava, Roberto Gatto, Rea etc... teniendo como estrella invitada a Gino Paoli, el cual demuestra que a pesar de sus muchos años es capaz conserva toda su frescura:
    http://rateyourmusic.com/release/album/gino_paoli/milestones___un_incontro_in_jazz/

    Gracias, Cristal, para aquella gente supervivientes de una guerra mundial todo era más complicado que para nosotros hijos de una cierta paz.

    ResponderEliminar
  12. No conocía a ninguno de estos artistas, exceptuando a Bruno Martino. Dr.Krapp, aunque te parezca que soy un personaje raro, pero cada vez escucho menos música que no sea jazz, y de este, muy poco de fines de los 70 adelante. Como verás con la edad me estoy poniendo un poco intolerante con cierta música y con algunos momentos del jazz.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. No pienso que seas raro, Hector, faltaría más; simplemente escuchas la música que te apasiona y me parece genial.
    Yo soy demasiado curioso y me dejo tentar por una u otra cosa sin anclarme demasiado tiempo en ninguna. Es un defecto, pero no lo puedo evitar.
    La música que he puesto en los últimas dos entradas participa de ese lado frívolo y danzarín que siempre ha tenido el jazz cuando acompañaba a la fiesta y la diversión nocturna.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Qué entrada más buena!! Qué interesante, me ha encantado porque no conocía a estos artistas. Qué buena, de verdad, doctorcito, le juro que hoy me voy a la cama muy contenta por haber descubierto estas joyitas de su mano, siempre tan sabia. ¡Gracias! :-))

    ResponderEliminar
  15. Pues a mi me has alegrado el desayuno viendo un comentario tuyo, Guinda. Seguimos en la lucha. Gracias a ti por leerme.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas