14 mar. 2011

Cantabile

Hace unas semanas en Música para gatos, el magnífico blog de mi amigo Jazzy, se hacía referencia al concierto que en 1997 dio en el Blue Note de Tokio, el pianista francés Michel Petrucciani acompañado del batería Steve Gadd y del bajista Anthony Jackson, su grupo de entonces, casi su grupo postrero.
El concierto es el origen de un disco realmente excepcional publicado a título póstumo en 1999, varios meses después de la muerte del pianista tras una crisis pulmonar que su precaria salud no pudo superar. 

Tal como dice Jazzy
"Trio en Tokio es una interesante colección de 8 temas, siete de ellos compuestos por Petrucciani más una cumplida versión del clásico "So What" de Miles Davis, en la cual este trio nos demuestra de forma eficaz lo efectivo del formato. Una extraordinaria base rítmica creada por Gadd y Jackson sobre la cual Petrucciani parece volar sin complejos, ofreciéndonos una auténtica demostración de su impresionante sentido de la melodía y la armonía..."
Con el mismo grupo, similar belleza, la misma luminosidad y puede que incluso con mayor compenetración con sus compañeros, el 8 de febrero de 1998 ofrece en el Kultur Und Kongresszentrum Liederhall de Stuttgart el que sería uno de su últimos conciertos del que tenemos testimonio videográfico. En él se repiten cuatro temas del concierto de Tokio. Su clásico e imprescindible Little Peace in C For You, el extraordinario September Song, su versión del So What de Miles Davis y ese bellísimo Cantabile, un himno embebido de gospel y soul cuya poderosa melodía se pasea impunemente desde hace unos días por mi cabeza. Sin duda, un rompecascarones de rompe y rasga.
Os dejo con las dos versiones. Si os apetece elegid alguna, yo soy incapaz. Las dos me encantan.

18 comentarios:

  1. Yo me quedo con la versión de Tokio y ese increible Riff de mano derecha entre el minuto 4:45 y 6:00 aprox. Tampoco desmerece la de Stuttgart, más relajada y también bellísima. Del Trío in Tokio me llamó la atención este tema desde el primer momento.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Son verdaderamente preciosas las dos. Me ha gustado más la segunda. La he escuchado dos veces.

    Me ha hecho mucha gracia eso de que la melodía se pasea impunemente por tu cabeza desde hace unos días. Me identifico con ello. Yo, a veces incluso canto cuando voy por los pasillos del cole, no me importa, y cuando me cruzo con alguien me paro de sopetón y me entra la risa. Bueno, eso lo hago cuando no voy echando humo porque me han hecho alguna. Que no siempre estoy contenta, aunque lo intento.

    ResponderEliminar
  3. Es como elegir entre dos hijos...
    Las dos interpretaciones son extraordinarias.
    Creo que Anie está pidiendo una oportunidad...

    ResponderEliminar
  4. A mi también me gusta ese riff y como mantiene la melodía, Jazzy. La versión de Stuttgart siendo más pausada es muy intensa.

    Angie, yo creo que la segunda tiene la ventaja de que podemos verles tocar, algo que en el caso de Petrucciani lleva la audición a otros contextos. Una melodía muy pegadiza de las que se te pegan, incluso muy apta para llevarla en la cabeza como terapia ante una de esos días de latosa vida laboral.

    ResponderEliminar
  5. Pienso como tú, Luis, un buen remate para un gran concierto. En el Youtube puedes encontrar más temas de esa fantástica sesión.
    ¿Who is Anie?

    ResponderEliminar
  6. Hermoso tema interpretado por ese genial pianista Petrucciani. Tengo uno de los álbumes que señalas"Trío en Tokio", y la verdad es que despues de escuchar la otra versión que has subido, también a mí me cuesta decidirme preferentemente por alguna de ellas.
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  7. Gracias Doc por la cita y también por el aviso. Te confieso que me hace mucha ilusión ser citado en un blog como Sinfonia Azul, un auténtico honor que me encantaría merecer.

    En cuanto a la elección, sin duda es compleja y después de escucharlas en dos ocasiones creo que sufro del mismo mal que el resto de contertulios; NO TENGO NI IDEA DE CUAL ME GUSTA MÁS. Ambas tienen su cosa aunque sin duda es mas arriesgada la primera y tiene algo más de swing. Pero no me podría decidir. Lamento la poca ayuda ofrecida. Esa ignorancia manifiesta (y el ánimo de manifestarla) es, quizás, lo que hace a esta música tan interesante.

    Saludos y gracias de nuevo Krapp,
    Jazzy

    ResponderEliminar
  8. Tampoco os lo teméis a la tremenda es una pregunta más de curiosidad que otra cosa. Yo tampoco sé por cual decidirme aunque cada vez me inclino más por la de Tokio.

    Estarás conmigo en que es un gran disco, Hector, Petrucciani estaba especialmente inspirado en sus discos finales y no le doy a eso connotaciones de ningún tipo.

    Te cito, Jazzy porque respeto enormemente tus buen gusto aún en esas ocasiones en las que diferimos. Gracias a ti he conocido este disco y este tema que me parece de una hermosura ejemplar. Lo de si una versión es mejor que otra es un tema muy menor y en todo caso demuestra la versatilidad del jazz y la increíble capacidad musical de Petrucciani y sus otros dos acompañantes,

    ResponderEliminar
  9. Difícil elección, pero me quedo con la del concierto en Tokio. Me parece que tiene más swing y algunas citas que la hacen intersante, Doc. En cuanto pueda me hago de ese álbum.

    ResponderEliminar
  10. Lo disfrutarás mucho, Armando y si puedes intenta ver el vídeo del concierto de Sttugart aparte de su extraordinaria calidad musical es muy emotivo.

    ResponderEliminar
  11. Las dos versiones me gustan. Eres un romántico empedernido.

    Busco en Spotify para poner a Petrucciani, pues es un pianista que no lo suelo escuchar. Quizá por despiste.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me quedo con la segunda en la que "Petruche" no tiene ningún apuro. Esa elección la hago hoy...quien sabe si mañana elegiría la primera.

    ResponderEliminar
  13. Gracias por lo de romántico, Esther, depende del día y las circunstancias. Me gusta la música que emociona y llega adentro y no aprecio tanto la que es fría por muy elaborada que sea. Lamentablemente no hay este disco en el Spotify.

    Es cierto, cada día requiere su tono y su sonido, Nico. Mañana, es decir hoy, puedes sentir o desear otra cosa.

    ResponderEliminar
  14. Difícil elección, Doc. Petrucciani tiene varias grabaciones muy buenas, incluso superando al "Trio in Tokio". "Power of three" sigue siendo una referencia, por ejemplo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  15. Maravillosas interpretaciones que no admiten preferencias claras.
    En todo caso voy a decir que para comenzar el dia (ahora es la hora del desayuno) me quedo con la 1º. Para la noche prefiero la 2ª , pero escuchándola a media luz, junto a mi princesita y con un trago largo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Tengo el vídeo de ese concierto con Wayne Shorter y Jim Hall, muy recomendable. Es imposible no pensar en Trío in Tokio sin quitarnos de la cabeza que fue una de sus últimas grabaciones.
    Abrazos, Troglo.

    Lo de pedir preferencias es una pura anécdota, Kuto y me gusta tu elección. Quizás la primera para el aperitivo y la segunda con alguna "princesa de trago largo", como tú.

    ResponderEliminar
  17. Pues yo me quedo con las dos, porque son dos lecturas distintas. La primera es más alegre y dinámica; la segunda más solemne, aunque en ella también está contenida la primera (cuando doblan el tempo). He tocado alguna vez este tema y sé lo que es no poder sacarse su pegadiza melodía de la cabeza. Michel Petrucciani me pone siempre los pelos de punta.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Gracias, Sebas, esotu de acuerdo con tus apreciaciones. La rapidez de la primera contratasta con la profundidad de la segunda. Supongo que tocar este tema debe ser una experiencia reconfortante a pesar del protagonismo que el piano o cualquier otro instrumento solista tiene en la pieza.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas