29 abr. 2009

Las Rompecascarones del Dr. Krapp


Algunas pasan por tu lado sin prestarles la mayor atención ocupado como estás en tus propios asuntos.
Otras en cambio te rozan, te dicen perdón o sorry, en inglés, y sigues de largo sin darles demasiada importancia.
En un tercer grupo, están las que dejan un fuerte aroma a su paso, aunque muy pronto su repentina fragancia se disuelve sin dejar huella en el aire del mañana.
Las que me interesan son las del cuarto grupo, aquellas osadas y tumultuosas que entran con una potencia que creías casi imposible a estas alturas de tu escepticismo.

Estas son las que te rompen el cascarón.
Todas ellas tienen su sitio en el Gabinete de las Rompecascarones del Doctor Krapp.
Esta es la primera que voy a colocar en la vitrina:

13 comentarios:

  1. Sí, todo eso está muy bien, pero con un cascarón roto ya es suficiente. El otro hay que preservarlo por si acaso...

    ResponderEliminar
  2. Te veo fandanguero, Doc. Yo también retorno a la clásica de vez en cuando, y los cascarones se me ponen de corbata, y perdón por lo de corbata.

    Salud.

    ResponderEliminar
  3. Por esta vía los sketches de Miles pasarían al gabinete chico, Doc.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Señorita Tesa usted comprenderá que no puedo colocar en una de mis amadas vitrinas cualquier cosa. Sólo lo más excelso aunque suene a conocido.

    Luis Antonio, no descartes que los cascarones sean como las sucesivas capas de la cebolla o como un juego de Matrushkas, siempre hay otro debajo. Ni que decir tiene que si es difícil romper un primer cascarón, los que vienen después es tarea harto complicada y casi imposible en algún caso.

    ResponderEliminar
  5. Estimado Troglo Jones más que fandanguero yo diría jotero. Una jota del señor Falla siempre es una jota bien grande.
    Me alegro por tus cascarones y lo que imagino ameno contenido.

    Armando creo que los fantásticos y maravillosos sketches de nuestro idolatrado trompetista, son un producto derivado del amor de Gil Evans -el pigmalión de Miles- a la música de Falla, Albéniz o Rodrigo.

    ResponderEliminar
  6. ¿La Danza final, de El Sombrero de Tres Picos? Qué bueno. Magnífica. La guardo en la vitrina a esperas de otras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. La próxima será la que tú ya sabes y que pondré a exposición general para hacer lo que dijimos. Otro abrazo para ti.

    ResponderEliminar
  8. También tengo una vitrina para las rompecascarones, me la llevo con tu permiso.

    Besos borrascosos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  9. !!de pronto creí q no eras sinfonía azul!!...pero si...es Azul...es Sinfonía...eres tú!!!!

    a mí me gustan todas...incluso las primeras porque seguro que algo deben "tener", quizás por descubrirjjjj, pero indudablemente las hay que ya vienen con el cascarón roto...

    Un besote Doctor Class...uy, digo Krapp

    ResponderEliminar
  10. Llévatela pero con cuidado tribloguera Borrasca, es fuerte y hermosa pero vulnerable. Bienvenida.

    Nooo Lolatú eres la Dr. Class o King o como prefieras. Contigo si que aprendo cosas elementales que no pude aprender en su momento gracias a la inexistente enseñanza musical que sufrí como todos los de mi y también otras generaciones.

    ResponderEliminar
  11. ¿Entonces hay que abrir nueva vitrina? Lovely music, Dr. Krapp, me ha acompañado parte de la tarde.

    ResponderEliminar
  12. Hay que abrir todas las que sean necesarias Angie para llegar a donde se quiera llegar.
    Me alegro que te guste.

    ResponderEliminar

Neboeiro de etiquetas